Pirotecnia, la trágica costumbre que se niega a desaparecer

Foto: Enfoque

En las últimas 48 horas la pirotecnia ha marcado a dos comunidades con hechos trágicos, donde al menos ocho personas han muerto y 17 han resultado lesionados; sin embargo, se trata de una práctica que está lejos de extinguirse a pesar de los antecedentes.

 

De acuerdo con la Secretaría de Salud, es en los meses de septiembre y diciembre, por las fiestas patrias y las decembrinas, cuando más se incrementan los casos de quemaduras por uso de pirotecnia.

 

Ante esta situación, Imagen Poblana hizo un recuento de algunos de los casos más trágicos, donde la pirotecnia o los materiales para su elaboración dejaron víctimas mortales y cuantiosos daños materiales.

 

24 horas trágicas en Zacatepec y Tenango

 

Los últimos dos casos ocurrieron en un plazo de 24 horas. El primero la noche del domingo, cuando una casa adaptada como taller clandestino de pirotecnia en Santa María Zacatepec, explotó y dejó un saldo de seis personas heridas y una joven de 19 años sin vida.

 

Tras los hechos trágicos, los vecinos de esta junta auxiliar perteneciente a Juan C. Bonilla, alzaron la voz diciendo que desde años atrás ya habían reportado que este y otros polvorines operaban en la zona con total impunidad.

 

No habían pasado ni 24 horas de esta explosión cuando en la junta auxiliar de Santiago Tenango, en el municipio de General Felipe Ángeles, los vecinos reportaron un nuevo caso, ahora en una casa en la que también se fabricaba pirotecnia para los festejos del 12 de diciembre, Navidad y año nuevo.

 

La explosión cobró la vida de siete personas, cinco adultos y dos menores de edad, todos dedicados a la elaboración de fuegos artificiales. Los cuerpos de seis de las víctimas fueron rescatados por los vecinos instantes después de la explosión.

 

Sin embargo este martes, cuando se hacía el trabajo de limpieza, elementos de rescate localizaron el séptimo cuerpo, perteneciente al dueño de la casa y que era conocido por la gente por dar empleo a niños y adolescentes en su taller de pirotecnia.

 

En ambos casos, los talleres no contaban con los permisos correspondientes que emite la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

 

Otras tragedias por polvorines

 

En este año no había ocurrido algún incidente previo por polvorines en la entidad, por lo que tenemos que remontarnos al 28 de diciembre del 2020, cuando un polvorín explotó en el municipio de Xiutetelco.

 

Xiutetelco es uno de los 41 municipios que más concentra los talleres para la elaboración de pirotecnia, tal y como el que explotó aquel día en la calle 20 de noviembre, donde una persona perdió la vida y tres más resultaron heridas.

 

Meses atrás, en mayo del 2020, otra explosión de un polvorín ocurrió en la colonia Santa Cruz, barrio de Fátima, en el municipio de Ajalpan, el cual dejó cuantiosos daños materiales pero aparentemente ninguna persona herida, pues las autoridades no encontraron a nadie cuando llegaron.

 

Tragedia en Amozoc

 

El 6 de diciembre ya estaba marcado como una fecha trágica por la pirotecnia, toda vez que en 2019, un taller de pirotecnia explotó en Santa Cruz Alpuyeca, municipio de Amozoc.

 

Este era uno de los casos más trágicos, pues dejó a tres hombres y una mujer sin vida, así como siete personas heridas, mientras trabajaban en este polvorín ubicado a un costado del Camino a Santa Cruz Alpuyeca,

 

La explosión del 15 de septiembre

 

También en 2019 ocurrió una explosión en un polvorín ubicado en el municipio de Santo Tomás Hueyotlipán, específicamente en la localidad de San Miguel Zacaola, justo el 15 de septiembre y a unas horas de los festejos patrios en este municipio.

 

Las autoridades reportaron la explosión del polvorín y la intervención de varios vecinos al percatarse de lo ocurrido, quienes notificaron el deceso de una persona.

Notas Relacionadas