Esto es lo que tienes que saber sobre el regreso del alcoholímetro

Foto: Enfoque

La temporada de las Posadas traerá consigo de vuelta el operativo alcoholímetro en Puebla, cuya eficacia ha sido cuestionada debido a las tretas que usan muchos automovilistas para evitarlos, evadiendo las multas y otras sanciones que amerita el conducir con unas copas de más.

 

El operativo fue anunciado recientemente por María del Rayo Ramírez Polo, directora de Control de Tránsito del municipio de Puebla, quien indicó que será el 16 de diciembre cuando entre en marcha el operativo alcoholímetro en la capital.

 

¿Cómo se lleva a cabo el operativo?

 

Para que el alcoholímetro no te sorprenda y sepas cuáles son tus derechos, pero también tus obligaciones, Imagen Poblana te deja una breve guía sobre los principales aspectos que debes tomar en cuenta.

 

Uno de los mayores intereses para los automovilistas es conocer las sanciones. El alcoholímetro se implementa principalmente para evitar accidentes relacionados con conductores en estado de ebriedad, que por el alcohol están mermados en sus capacidades al volante.

 

Según el Reglamento de Tránsito del municipio de Puebla, la sanción por conducir en estado de ebriedad es de 20 a 100 Unidades de Medida y Actualización (UMAs), cuyo costo unitario es de 89.62 pesos.

 

Esto quiere decir que la multa va de los 1,790 a los 8,900 pesos, esto según los grados de alcohol que hayan sido superados al momento de tomar la muestra de alcoholemia por parte del agente de tránsito.

 

¿Cómo se toma la prueba?

 

De acuerdo con el Código Reglamentario Municipal (Coremun), no se permite “conducir con un grado de intoxicación alcohólica superior a .07 miligramos de alcohol por litro (mg/L) en aire espirado”.

 

Esto quiere decir que hasta ese nivel, los conductores podrán seguir su camino, pero en caso de que superen el .08 por ciento, entonces tendrán que ser sometidos a una segunda prueba con personal médico, para que se establezca el nivel exacto de intoxicación.

 

Para impedir situaciones de riesgo al momento de tomar la prueba, se usarán bastones independientes para cada una, y así evitar la propagación del COVID-19.

 

¿Qué pasa si no supero la prueba?

 

En caso de que el conductor rebase los niveles permitidos de alcohol en su sistema, el personal de Tránsito procederá a aplicar las sanciones correspondientes.

 

Si el conductor no pasa la prueba, será acreedor a la multa correspondiente, según los grados de alcohol que haya superado, según el reglamento, y se procederá a asegurar la unidad para su traslado a un corralón.

 

Tanto el arrastre, como el encierro, correrán a cargo del conductor infractor, además de que solamente podrá liberar su unidad en cuanto haya pagado la sanción económica en las oficinas de Tesorería.

 

¿Cómo evitar ser sancionado?

 

Para evitar cualquier tipo de sanción, lo primero que se debe de hacer es no ponerse detrás del volante si vas a ingerir alcohol. Esto es lo único que te garantiza quedar exento de una multa.

 

La otra alternativa es considerar la opción de un conductor designado, es decir, alguien con licencia de conducir que se comprometa a no tomar alcohol y que sea el encargado de tomar el volante para llevar a todos los pasajeros a sus hogares.

 

Aunque existen grupos en redes sociales en donde los usuarios notifican a otros sobre la ubicación de los retenes, e incluso aplicaciones como Waze lo hacen, esto no es lo más recomendable.

 

El operativo alcoholímetro tiene como fin garantizar que no ocurran accidentes por descuidos de conductores alcoholizados, porque éstos repercuten no solamente en los conductores que manejan ebrios, sino también en las personas que circulan en otros vehículos o a pie en torno a él.

Notas Relacionadas