¿Sigues sin apoyar la Reforma Eléctrica de la 4T?

El día de hoy jueves el precio de la electricidad en España toca máximos históricos, los ibéricos están pagando 302 euros por cada megavatio-hora que consumen. Estamos a una semana de iniciar el invierno, la época de mayor consumo, por lo que se espera que el precio llegue hasta los 400 euros, lo que sería impagable para más de la mitad de la población. Ese es el modelo energético que nos endilgó Calderón y que Andrés Manuel busca revertir.

 

No olvidemos que el 10 de octubre de 2009, en medio del partido de futbol México contra El Salvador, Felipe Calderón emitió un decretazo presidencial por el cual daba por liquidada a la compañía de Luz y Fuerza del Centro. Inmediatamente el ejército expulsó violentamente a los trabajadores de las instalaciones. Ningún intelectualoide que hoy se retuerce con las acciones de la 4T musitó una querella.

 

Al liquidar a Luz y Fuerza se eliminaba al sindicato rojo de los electricistas y allanaba el camino para entregar la industria eléctrica a compañías extranjeras como Iberdrola. Esta traición a la Patria ya estaba mandatada desde el Consenso de Washington como parte de las políticas neoliberales. El desgastado argumento que repiten como cotorros viejos es que “sólo la empresa privada es eficiente y el Estado no debe intervenir en el mercado”.

 

Pues ahora ahí están los españoles gozando de las bondades de ese mercado inteligente y de esa eficiente “mano invisible”. Junto con ellos, buena parte de Europa que comparte el mismo modelo energético en donde el Estado no es capaz de intervenir en la fijación de precios. Los resultados han sido bastante alentadores para los economistas vulgares admiradores de la escuela de Chicago: varios europeos podrían morir de frío al no poder pagar la calefacción eléctrica, pero a cambio los oligopolios eléctricos multiplicarán sus ganancias de forma extraordinaria.

 

Las compañías eléctricas están especulando con los precios futuros y por aumentan sin control alguno, varios elementos están en juego: a) en primer lugar los altos precios del gas que es la materia prima principal para generar entre un 40 y 60% de la energía que se consume; b) el conflicto en Ucrania entre Estados Unidos y Rusia que dificultaría la construcción de un gasoducto a Europa; y, c) un invierno que batiría el record del año pasado en bajas temperaturas y con ello un aumento inusual de la demanda.

 

Los neoliberales suponen que sus modelos dan resultado en el largo plazo, veamos, para comparar que tanto ha variado el precio de la electricidad construimos un índice cuya base la establecimos en 2010=100, los resultados de muestran en la gráfica siguiente.

 

Para 2015, en plena crisis por los precios de la gasolina, la electricidad había subido en México 3.26%; en España 37.11%. Posteriormente los precios bajaron a nivel internacional. Con la llegada de Andrés Manuel a la presidencia de México la política económica ha buscado contener los precios de los energéticos, la tarifa actual es 1.9 puntos más barata que en 2010; en cambio en España es 554 puntos más cara, ¿Qué pensarán de esto aquellos que se iban del país cuando ganará AMLO?

 

Elaboración propia con datos de CFE (México) y OMIE (España)

 

 

La Unión Europa está preparando una reunión de emergencia para la siguiente semana ante el anuncio de varias manifestaciones en contra del encarecimiento eléctrico y la mayor tasa de inflación en 20 años, al tiempo que países como Alemania y Reino Unido enfrentan una quinta y sexta ola de Covid-19 respectivamente que advierten será peor a las anteriores. El viejo mundo parece ser llamado a ser el sepulturero del neoliberalismo, sólo las mentes más trasnochadas podrían defenderlo a estas alturas.

 

No sabemos con precisión qué tan trasnochados están aquellos que comparan las políticas de la 4T con “golpes de estado”, el conflicto en el CIDE con “otro 68” y al presidente con “Hitler”, pero sí tenemos precisión para afirmar que cada vez ellos están más solos. Incluso, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) se despojó del espíritu neoliberal que lo tenía poseído y se declaró de centro-izquierda el pasado fin de semana.

 

Sin embargo, si observamos la Historia con atención nos daremos cuenta de que en los momentos donde se agudizan las contradicciones, el capitalismo se vuelve más violento e impone condiciones todavía más brutales; para contrarrestar es necesaria la organización popular. Hoy más que nunca requerimos trabajar con las clases trabajadoras, explicar con paciencia, fomentar la conciencia y animar la lucha.

 

 

 

*Profesor-Investigador Universidad de Quintana Roo

 

Miembro del Sistema Nacional de Investigadores

Twitter: @BandalaCarlos