¿Te gustan las galletas de jengibre? Este es su origen

Foto: Pixabay

La temporada navideña es también temporada de ricos postres que deleitan el paladar de miles de familias en el mundo. Aunque en el planeta hay diversos postres navideños de cada región, uno de los más populares es sin duda la galleta de jengibre.

 

En forma de muñeco, estrella de Belén, campana e incluso reno, esta galleta es disfrutada por chicos y grandes en muchos países, incluyendo México, donde es acompañada por una rica taza de ponche.

 

Pero este dulce tiene una rica historia, comenzando porque la raíz de jengibre se cultivó por primera vez en la antigua China y desde allí llegó a Europa a través de la ruta de la seda, además de que tenía un papel muy importante en la elaboración de todo tipo comidas por sus propiedades conservantes.

 

El pan de jengibre fue fabricado por primera vez por los monjes de los monasterios de Europa del norte. Solían añadir pimienta y acompañarlo con vino.

 

En la Alemania del siglo XVI, comenzaron a elaborarse las casitas de jengibre, haciéndose populares gracias al cuento de los hermanos Grimm, “Hansel y Gretel”.

 

Hasta el siglo XVIII los productos con jengibre eran artículos de lujo y muy pocos panaderos conocían la receta secreta.

 

Los bizcochos con formas se hacían en un comienzo con moldes de madera. El molde más antiguo del mundo se conserva en el Museo Nacional Suizo en Zúrich.

Notas Relacionadas