En 5 años, crece 287% el robo de autopartes pese al tatuaje

Foto: Enfoque

Uno de los delitos más comunes en la incidencia delictiva de Puebla es sin duda el robo; sin embargo, el de autopartes es uno de los que mayor crecimiento han tenido en los últimos cinco años a pesar de las campañas para tatuar calaveras, rines y espejos retrovisores.

 

En 2016, el problema del robo de autopartes ya se consideraba grave y por ello el Consejo Ciudadano de Seguridad y Justicia, en conjunto con la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), lanzó un programa para tatuar las autopartes más robadas.

 

Esto consistía en grabar el Número de Identificación Vehicular (NIV) de los vehículos, en cada una de las autopartes que más se roban y suelen ser comercializadas en el mercado negro.

 

El marcaje se hace con esmeril y una pistola de aire a presión, garantizando que el número del NIV grabado no pudiera ser borrado y fuera más difícil su distribución en el mercado negro de autopartes.

 

El programa se lanzó en septiembre de 2016 y aunque se dijo que tuvo gran éxito y aceptación, según cifras de la Fiscalía General del Estado, ese año lo cerraron con 287 denuncias presentadas por robo de autopartes.

 

El tatuaje de autopartes duró únicamente dos meses, por lo que para el 2017 ya no se mantuvo el programa para permitir que más automovilistas pudieran tatuar las autopartes de sus unidades, situación que se reflejó con 326 denuncias por este delito en todo ese año.

 

Para el 2018, las cifras de la Fiscalía General del Estado muestran que hubo un ligero descenso en las denuncias por robo de autopartes al registrar únicamente 267, pero poco duró esta situación pues para el 2019 la cifra casi se duplicó al llegar a 514 casos de robos de autopartes denunciados.

 

Tomando en cuenta el año previo, para 2020 sí hubo una disminución de casos de robo de autopartes al registrar 304 casos, pero si tomamos en cuenta otros años vemos que la cifra es superior a las denuncias de 2016 y 2018, así como 22 casos más baja que las de 2017.

 

En 2021, el segundo programa y un alza del 287%

 

Para junio de 2021, la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) del municipio de Puebla anunció un programa de tatuaje de autos mediante el cual se tenía previsto tatuar 32,400 vehículos en cinco puntos instalados en la capital poblana.

 

Al igual que el primer programa en 2016, el tatuado de autopartes era gratuito y marcaría el NIV en los espejos, rines, faros y calaveras de las unidades, pues son las piezas que más se roban según las denuncias hechas ante la Fiscalía.

 

Sin embargo, las cifras de la incidencia delictiva hasta noviembre de este año, nos muestran que de poco ha servido el tatuaje de autopartes ya que en once meses de este 2021, la Fiscalía ha recibido 1,085 denuncias por este ilícito.

 

Dicha cifra de delitos equivale a un crecimiento del 287 por ciento en comparación con los casos denunciados en 2016, que fue el año en que se pusieron en marcha los programas para tatuar las piezas vehiculares.

Notas Relacionadas