La Pandemia de la Desigualdad

El Banco Mundial publicó un informe que tituló “La Pandemia de la Desigualdad”, no se refiere al Covid-19, sino al fenómeno económico que confluyó con el virus y que lo ha convertido en mortal. Destacamos a continuación 9 puntos principales:

 

1. Las vacunas son un privilegio. Mientras el 75% de la población de países de ingresos altos ya se vacunó; en los países de ingresos bajos el 7% de la población apenas tiene una dosis. La diferencia es de 10 a 1. Los países ricos acapararon las vacunas; los ciudadanos ricos, aun en países pobres, pensaban que si se vacunaban ellos primero se salvarían y se enojaron cuando los gobiernos donaban vacunas a los más desprotegidos. No contaban que, en condiciones de baja vacunación, las variantes se multiplican y regresan como bumerán a todo el mundo.

 

2. Vacunas, pero sin vacunadores. La situación no es solamente donar vacunas a los países pobres, es asistirles por completo al desarrollo de infraestructura médica. El caso más dramático es el de Nigeria que tuvo que destruir más de un millón de vacunas que caducaron porque no las pudo aplicar a tiempo. Otros países no pudieron aceptar donaciones porque no contaban con sistemas refrigerantes y de logística adecuados para el manejo del fármaco.

 

3. Los de atrás se quedarán más atrás. Una vez que se ha visualizado que los confinamientos fueron desastrosos para la economía mundial y se ha iniciado la reapertura, son los países más pobres los que tardaran más tiempo en recuperarse; mientras el promedio mundial de crecimiento en 2021 será de 5.7%, los pobres apenas lo harán en 2.9%, llegarán a niveles previos a la pandemia hasta después de 2024.

 

4. Pobres entre los pobres. Pero aún en los países ricos las diferencias se acentúan al interior de la población. El quintil más bajo (el 20% de la población más pobre) perdió más del 40% de los ingresos, mientras que el quintil más alto (el 20% de la población más rica) ya recuperó sus pérdidas de la pandemia. Aunque el informe no da los datos, se infiere por otros estudios que las condiciones se agudizan si además estratificamos por raza y por género.

 

5. Déficit de aprendizaje mundial. En el informe se muestra un cálculo aterrador: 70% de los niños de 10 años que viven en países de ingresos medianos y bajos no podrán leer y al menos la mitad de este grupo tendrá problemas de aprendizaje de por vida. Este sería el retroceso educativo más grande de la humanidad desde que se lleva un registro. Es consecuencia del cierre intermitente de las escuelas o de las modalidades diferentes a la presencial que se tuvieron que adoptar. Parece que Andrés Manuel no se equivoca: es urgente regresar a las aulas.

 

6. La Educación pasará una cara factura. Aunque muchos centros económicos ya reabrieron y no cerrarán a pesar de las nuevas variantes del virus, se han soslayado los centros educativos por creencias erróneas sobre la transmisión de la enfermedad. Muchos grupos conservadores se oponen abiertamente al regreso escolar; sin embargo, el informe de Banco Mundial es claro: el daño a estas generaciones sumará hasta 17 billones de dólares de pérdida en masa salarial porque recibirán menores ingresos.

 

7. Deudas que ahogan. Si bien en la última década fue alto el ritmo de endeudamiento de los países, principalmente pobres, la pandemia lo aceleró. La siguiente gráfica muestra la gravedad del caso: hoy la deuda pública representa el 63% de la producción mundial, pero la deuda privada la multiplica por 2.5 veces. El endeudamiento estratosférico estuvo alentado por organismos buitres como el Fondo Monetario Internacional y el propio Banco Mundial (aunque claro que no lo dice el informe). En ese sentido hay que reconocer la gestión de López Obrador pues México es de los países con menor crecimiento de deuda durante la pandemia.

 

Elaborado con datos de Banco Mundial (Perspectivas Económicas)

 

8. Los precios se mantendrán altos. El aumento de los precios de los energéticos presionó al alza los alimentos y dado que ambos sectores están dominados mundialmente por oligopolios se están generando distorsiones que aceleran los procesos de acumulación de las empresas, pero empobrecen a los consumidores de bajos ingresos. El informe no lo dice, pero es necesario que los Estados recuperen soberanía energética y alimentaria.

 

9. Llegamos al límite. La pandemia de Covid-19 desnudó las vulnerabilidades de más de la mitad de la población mundial que confusamente vivían en la burbuja de “clase media”, sea porque perdieron el empleo o se deterioró su entorno económico y social. Pero ha quedado claro que el modelo económico no es sostenible. El énfasis del informe se pone en la destrucción ambiental y los efectos del cambio climático que seguirán favoreciendo pandemias planetarias.

 

Pero hoy es día de Reyes y hay que mantener la ilusión y la utopía. Por eso pedimos, no sólo el fin de la pandemia de Covid-19, también la transformación económica, causa raíz de estos males.

 

*Profesor-Investigador Universidad de Quintana Roo

 

Miembro del Sistema Nacional de Investigadores

Twitter: @BandalaCarlos