Se van cayendo impugnaciones de Genoveva Huerta

Foto: Enfoque

La diputada federal del Partido Acción Nacional (PAN), Genoveva Huerta Villegas, se mantiene renuente a aceptar la derrota contundente vivida en la elección interna para renovar la dirigencia estatal del blanquiazul.

 

Pese a que la gran mayoría de los panistas determinaron que Augusta Díaz de Rivera se convirtiera en la nueva presidenta del PAN en el estado, Huerta Villegas ha mantenido su guerra sucia contra su adversaria mediante impugnaciones sin mucho sentido.

 

 

Sin embargo, estas impugnaciones se han venido abajo en poco tiempo, mostrando que Huerta Villegas no tiene argumentos suficientes para dar un revés a los resultados que la dejan fuera de la dirigencia panista.

 

Ejemplo de lo anterior es que el Tribunal Electoral del Estado de Puebla (TEEP) desechó la impugnación presentada por Huerta Villegas sobre que la Comisión Nacional de Justicia de su partido cometió violencia de género en su contra y le ocultó información.

 

Con este nuevo revés, a Genoveva Huerta solo le queda la posibilidad de acudir al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), donde el resultado seguramente será el mismo que en las otras impugnaciones.

 

Y es que Huerta Villegas ha sumado fracaso tras fracaso en su afán de tumbar la elección de Díaz de Rivera como presidenta del PAN en el estado, comenzando con lo sucedido durante el proceso interno, donde intentó eliminar la fórmula de Augusta Díaz de Rivera y Marcos Castro, argumentando que no eran elegibles.

 

Bajo este mismo argumento, Genoveva Huerta acudió a la Comisión Nacional de Justicia para impugnar el triunfo de Díaz de Rivera, logrando únicamente que su propio partido la calificara de “frívola” al impugnar algo que ya se había desestimado.

 

Tras no lograr que su propio partido tirará la victoria de Díaz de Rivera, Huerta Villegas pensó que el TEEP sería la solución, pero las cosas no funcionaron nuevamente.

 

En los próximos días se sabrá si Genoveva Huerta va por un nuevo ridículo impugnando ante el TEPJF o finalmente acepta su contundente derrota.

Notas Relacionadas