Conciertos y “tocadas” callejeras, en pie pese a ómicron

Debido a su rápida propagación, la variante ómicron ha comenzado a provocar algunos cierres y reducción de aforos en establecimientos, que prefieren esperar a que esta cuarta ola de contagios pase y disminuyan los casos de COVID-19.

 

De acuerdo con expertos en epidemiología, enero y febrero serán los meses en los que ómicron causará mayores contagios de COVID-19, disminuyendo considerablemente a finales del segundo mes del año, dando pie a un posible y esperado control de la pandemia.

 

Mientras tanto, las autoridades sanitarias internacionales han llamado a la población mundial a actuar con prudencia y evitar llevar a cabo actividades donde se pongan en riesgo de un contagio, algo que parece no aplica para conciertos y “tocadas” callejeras que se tienen en México.

 

Dejando de lado que son eventos que concentran una buena cantidad de personas, los organizadores de conciertos mantienen en pie los espectáculos programados para los primeros meses del año.

 

De esta manera, los asistentes a estos shows se exponen a un casi inminente contagio en la parte más complicada de la cuarta ola de COVID-19, poniendo como pretexto principal que la variante ómicron no es fatal.

 

Asimismo, podemos ver que las “tocadas” callejeras, mejor conocidas como bailes sonideros, no tienen pensado parar, como tampoco lo hicieron en la parte más complicada de la pandemia, siendo motivo de constantes contagios de coronavirus.

 

En diversas paredes de Puebla vemos anunciados bailes programados para la segunda quincena de enero y para los primeros días de febrero. Desafortunadamente, la sociedad no tiene la cordura necesaria para no asistir a estos eventos.

 

Cabe destacar que la mayoría de los conciertos que se mantienen en pie en las fechas más complicadas de la cuarta ola corresponden a agrupaciones mexicanas, pues artistas extranjeros han comenzado a aplazar sus eventos.

 

De las “tocadas” callejeras se debe descartar su cancelación, pues ni organizadores ni fanáticos de este tipo de bailes consideran que el riesgo de contagio es suficiente para que no se lleven a cabo.

Notas Relacionadas