Castigan a dos infieles en Indonesia: mujer recibe 100 azotes y su pareja solo 15

Foto: Pixabay

En Indonesia, una pareja de amantes fue sentenciada a castigos corporales por haber tenido relaciones sexuales fuera del matrimonio, por lo cual, la mujer recibió 100 golpes de vara en la espalda; sin embargo, el hombre con quien engañó a su esposo, solo fue merecedor de 15 azotes.

 

De acuerdo con AFP, los hechos ocurrieron en Aceh, una provincia indonesia donde se aplica la ley islámica, que dicta castigos corporales para estos casos. Y según refiere Ivan Najjar Alavi, jefe de la división de investigación general de la Fiscalía local, como el varón involucrado negó todas las acusaciones, los jueces no pudieron probar su culpabilidad.

 

Los 15 azotes a los que fue sentenciado se deben a que los jueces hallaron culpable al hombre por "demostrar afecto" hacia una mujer que no era su esposa, en una plantación de aceite de palma en 2018.

 

Por estos hechos fue sentenciado a 30 golpes de vara; sin embargo, apeló la sentencia ante la Corte Suprema de Sharía de la provincia y fue así como logró reducir el castigo a la mitad de azotes.

 

Un reportero de AFP que presenció el suplicio de la mujer, afirmó que sus castigadores tuvieron que detenerse porque la condenada no podía soportar el dolor de los golpes, poco después emprendieron el castigo hasta que terminarlo.

 

Asimismo, informó que otro hombre fue hallado culpable de mantener relaciones sexuales con una persona menor de edad, por lo que fue azotado 100 veces. Además, debe cumplir una condena de 75 meses de cárcel.

 

Según AFP, debido a un acuerdo de autonomía pactado con el gobierno central para poner fin a sus movimientos separatistas, la provincia de Aceh, ubicada en el extremo norte de la isla de Sumatra, es la única región de Indonesia regida por la ley islámica.

 

En este sentido, el adulterio, los juegos de azar, beber alcohol, mantener relaciones homosexuales o prematrimoniales, son castigadas con flagelaciones públicas, lo cual ha generado cientos de críticas por parte de las organizaciones de defensa de los derechos humanos.

Notas Relacionadas