Hoy se celebra a san Antonio Abad, patrono de los animales, ¿sabes quién fue?

Foto: @museodelprado

Hoy, como cada 17 de enero, los católicos celebran a san Antonio Abad, el santo patrono de los animales, cuya festividad se lleva a cabo con una eucaristía especial y bendición para las mascotas. Pero, ¿quién fue San Antonio Abad?

 

De acuerdo con la tradición católica, Antonio Abad o Antón Abad fue un monje fundador del movimiento de los ermitaños, que nació en Heracleópolis Magna, Egipto, en el 251 d. C. y murió en el 356 d. C., a los 105 años.

 

Cuando tenía 20 años se dice que vendió todas sus posesiones y entregó todo a los pobres para luego vivir en una cueva, en soledad, pues su objetivo era purificar su espíritu a través de la negación de los mundanos placeres.

 

Durante su aventura de aislamiento mientras vagaba por el desierto, san Antonio fue tentado muchas veces por el demonio, según refieren san Atanasio y san Jerónimo. Los constantes enfrentamientos con esta entidad se convirtieron en un tópico recurrente en el arte sacro.

 

Respecto a su relación con los animales, san Jerónimo relata que san Antonio visitó a Pablo el ermitaño en su edad madura y lo dirigió en la vida monástica. Entonces, un cuervo que alimentaba a Pablo con pan, recibió al abad trayéndole una pieza a él. Y cuando murió Pablo, Antonio lo enterró con la ayuda de dos leones y otros animales. Desde entonces se le conoce como el patrón de los animales y de los sepultureros.

 

Además, durante uno de sus paseos se le acercó una jabalí con sus cachorros que estaban ciegos. San Antonio se condolió de ellos y los curó. En agradecimiento, la madre no se separó de él y se dedicó a protegerlo de cualquier peligro que se acercara.

 

Por ello, en el arte sacro occidental se representa a san Antonio Abad con un cerdo a sus pies. Aunque algunos especialistas afirman que el animal representa a los demonios que sometió.

 

La bendición de animales surgió a la par de la devoción a san Antonio Abad, pues tanto los caballos, las mulas y los asnos eran indispensables para los trabajos del campo y el transporte de personas y mercancías, por lo cual sus dueños los bendecían en nombre del santo para que estuvieran protegidos contra enfermedades o accidentes durante todo el año.

 

Está festividad perduró hasta la actualidad y ahora las iglesias permiten el ingreso de mascotas y animales de trabajo a fin de que sean bendecidas. Es la única fecha que está permitida la presencia de animales.

Notas Relacionadas