Se recupera producción de gasolinas

Ayer la refinería texana Deer Park quedó bajo control absoluto del Estado mexicano. PEMEX ya poseía el 50% de la propiedad desde 1992 bajo una sociedad con Shell y tuvo que pagar 1.19 millones de dólares, de los cuales la mitad fue para pagar los pasivos de la transnacional. ¿Qué efectos tendrá esta compra en la vida nacional?

 

Deer Park tiene capacidad para producir 340 mil barriles diarios de gasolina, diesel y turbosina con tecnología propicia para transformar crudo pesado, es decir, aquel que tiene altas concentraciones de azufre. En nuestro país, más del 50% de la producción de crudo es pesado y se le conoce como Maya; más de una tercera parte es ligero, proveniente del Istmo y sólo un bajo porcentaje es ultra-ligero, llamado Olmeca.

 

Uno de los grandes problemas en la petroquímica nacional es que las pocas refinerías que siguen funcionando no pueden procesar crudo pesado, por lo que las políticas adoptadas en el periodo neoliberal fue exportar crudo pesado e importar crudo liviano con la consecuente pérdida de valor por la diferencia de productos; en última instancia, se abandonó la refinación.

 

En la gráfica 1 se muestra la producción de gasolina en miles de barriles diarios, es notoria la profunda caída que tuvo después de 2013, con la mal llamada “Reforma Energética”, pareciera como si se hubiera buscado quebrar intencionalmente a la empresa. La tendencia se desaceleró con la llegada de Andrés Manuel en 2019 y el año pasado, por primera vez en 8 años, la producción se recuperó.

 

 

Elaborado con datos de PEMEX Sistema Nacional de Refinación

 

 

Aún con el aumento del año pasado, el nivel de producción de gasolinas representa el 54% de las que se producían en 2013, ese es el tamaño del daño que los neoliberales le hicieron a la industria nacional. A pesar de ello, son los mismos neoliberales los descarados que exigen que baje el precio de la gasolina, cuando dependemos de los precios internacionales.

 

Con la adquisición total de Deer Park se duplicará la producción de gasolina, por lo que podríamos concluir el año con un salto extraordinario de hasta 500 mil barriles diarios. Además, desde el segundo semestre, iniciará operaciones Dos Bocas que tendrá capacidad para 350 mil barriles y también procesará petróleo pesado,

 

En el plan de refinación actual se están rehabilitando las seis refinerías que tiene el país que están trabajando por debajo del 30% de su capacidad: Salamanca, Minatitlán, Madero, Cadereyta, Salina Cruz y Tula. Recordemos que la última refinería que se construyó fue Salina Cruz en 1979. Con todo ello, al final del sexenio se estarían produciendo cerca de 1 millón de barriles diarios, con lo que se alcanzaría la suficiencia energética que fue una promesa de campaña de Andrés Manuel y significará el mayor avance productivo en 50 años.

 

Mientras algunos desinformados siguen criticando la adquisición y construcción de refinerías, el ultimo reporte de la Organización de Países Productores y Exportadores de Petróleo (OPEP) señala que la tendencia a aumentar el consumo de petróleo y sus derivados continuará al menos 30 años más. Estos datos coinciden con otras proyecciones, incluso de los mismos países desarrollados, que han pedido hasta 3 décadas para convertir sus parques vehiculares en eléctricos o híbridos; los países en vías de desarrollo podrían tomar hasta 50 años de consumo creciente de combustibles.

 

Los derivados del petróleo tienen una vida aun más larga y encontrar materiales sustitutos llevaría entre 60 y 70 años. Es tiempo suficiente para amortizar las inversiones que se hayan realizado en las refinerías. Para dimensionar los montos erogados, Pemex pagó a Shell por Deer Park 596 millones de dólares; la barda de la inconclusa Refinería Bicentenario costó 620 millones de dólares en el gobierno de Felipe Calderón.

 

Afortunadamente estamos viviendo una nueva época, donde el amor a la Patria es más importante que el enriquecimiento de unos cuantos. Siguen más retos a la vista, el más cercano será apoyar la reforma eléctrica, pero vamos paso a paso, con la alegría de que el pueblo es quien manda.

 

 

 

*Profesor-Investigador Universidad de Quintana Roo

 

Miembro del Sistema Nacional de Investigadores

Twitter: @BandalaCarlos