Perú declara emergencia ambiental en zona costera afectada por derrame de petróleo

Foto: Xinhua

El gobierno de Perú declaró emergencia ambiental por 90 días en el área geográfica de la costa del país afectada por el derrame de petróleo ocurrido en días pasados en Lima, informó este sábado el Ministerio del Ambiente en un comunicado.

  

La medida, oficializada en una Resolución Ministerial, se produce luego de que se conocieron mayores detalles sobre el incidente, que ha sido calificado por la administración peruana como uno de los "desastres ecológicos más importantes" registrados en el litoral en los últimos años.

  

La resolución fue aprobada por el ministro del Ambiente, Rubén Ramírez, quien encabeza el Comité de Crisis Ambiental con el objetivo de efectuar los trabajos de recuperación y remediación para mitigar la contaminación ambiental en la zona afectada.

  

Para ello, se usó como sustento el informe del Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental, que verificó la presencia de hidrocarburos en el mar y en la franja (arena) de la playa.

  

Por su parte, el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado comprobó que el petróleo derramado afectó la Reserva Nacional Sistema de Islas, Islotes y Puntas Guaneras en 512 hectáreas y la Zona Reserva de Ancón en 1.758 hectáreas.

  

La ejecución del Plan de Acción Inmediato y de Corto Plazo está a cargo de la empresa y de las entidades públicas involucradas en su cumplimiento, en coordinación con los respectivos gobiernos regionales y locales.

  

El derrame del crudo, ocurrido el pasado 15 de enero cuando se abastecía una refinería operada por Repsol, "constituye un evento súbito y de impacto significativo sobre el ecosistema marino costero de alta diversidad biológica y un alto riesgo para la salud pública", señaló el gobierno en la resolución ministerial.

  

Unos 6.000 barriles de petróleo fueron vertidos accidentalmente ese día, cuando un buque petrolero se encontraba descargando el crudo en uno de las terminales de la Refinería La Pampilla que opera Repsol en el distrito de Ventanilla, en la provincia constitucional del Callao, vecina a Lima.

  

La empresa atribuyó el accidente a los oleajes anómalos que se presentaron en el litoral peruano horas después de la erupción volcánica en la isla de Tonga, en el océano Pacífico, sin que se haya generado alerta de tsunami en Perú.

  

La Fiscalía abrió en días pasados una investigación contra "los que resulten responsables" del presunto delito de contaminación ambiental, por el derrame que cubre unos tres kilómetros cuadrados de playa y mar.

  

De acuerdo con el Ministerio Público, la cantidad de petróleo en el mar que se ha ido obteniendo por succión en mangas de polietileno, "difiere con la información preliminar alcanzada por la refinería La Pampilla", que aseguró un derrame de siete galones de crudo.

  

Por su parte, el buque Mare Dorium, que realizaba las operaciones de descarga en las instalaciones del Terminal Multiboyas de La Pampilla, se encuentra inmovilizado en alta mar con una carta fianza de 39 millones de dólares.

  

Repsol reportó el viernes que la limpieza de las zonas afectadas por el derrame de petróleo debería concluir a finales de febrero, y que hasta el momento han sido retirados 1.580 metros cúbicos de arena comprometida con el apoyo de más de 840 personas capacitadas para esta labor.

  

El derrame ha afectado hasta el momento a las playas  Costa Azul, Ventanilla, Cavero, Playa Grande, Isla Mata Cuatro, Balneario Marina Sur, Pachacutec, Bahía Blanca, Playa Chica, Norte Miramar, Balneario de la Marina, Pocitas y Conchitas.

Notas Relacionadas