Texas analiza declarar migración ilegal como “invasión” para tomar acciones de “guerra”

Foto: Xinhua

El gobernador de Texas, Greg Abbott, analiza declarar el problema de migración ilegal como una invasión, para poder ejercer facultades como si estuviera en una guerra.

 

Esta medida formaría parte de una lista de acciones que el Gobierno texano ha implementado en el último año para disminuir el creciente problema de migración ilegal.

 

Tan sólo en marzo, agentes federales estadounidenses reportaron el ingreso a Texas de más de 129.000 migrantes, 11.000 más que en el mismo periodo del año anterior.

 

De acuerdo con fuentes consultadas por The New York Times, Abbott junto con el fiscal general de Texas, Ken Paxton, analizan junto con sus abogados las posibilidades de declarar la migración ilegal como invasión, lo que les permitiría arrestar y deportar de inmediato a todos los migrantes que detengan.

 

Aunque el gobernador no ha confirmado sus pretensiones, en una reciente conferencia de prensa afirmó que sí se están evaluando acciones similares.

 

El Gobierno de Texas ha invertido más de 3.500 millones de dólares para combatir la migración ilegal y durante abril implementó inspecciones a camiones provenientes de México, lo que derivó en una afectación económica para varias empresas debido al aumento del tiempo de traslado de las mercancías.

 

Ebrard acusa extorsión

 

Al respecto, el secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard, consideró que este tipo de acciones son actos de extorsión ya que el gobernador obliga a los gobiernos de estados fronterizos como Nuevo León y Tamaulipas a firmar cualquier tipo de acuerdo para permitir el flujo de vehículos, como ocurrió en las últimas semanas.

 

"Es un esquema de extorsión: cierro la frontera y tienes que firmar lo que yo diga. No es un acuerdo. El problema de la migración no es de México. Son las decisiones que Estados Unidos debe tomar", declaró el canciller en entrevista para Milenio al señalar que EEUU tiene un bajo crecimiento demográfico que les obliga a contratar fuerza de trabajo de afuera para mantener su economía.

 

En este sentido, el funcionario mexicano consideró que estas acciones se dan en un contexto de un proceso electoral que enfrenta el Partido Republicano, y para el cual es más fácil alzarse con la bandera de la migración, a pesar de que "los migrantes sostienen toda la economía de Estados Unidos".

 

"Es un asunto de la campaña interna del Partido Republicano y a ver quién es más antimexicano; ahora, yo creo que el gobernador de Texas haría bien en tomar en cuenta que México es el socio número uno de Texas", recordó Marcelo Ebrard.

Notas Relacionadas