Criminales crean una cárcel clandestina que incluía una cámara de torturas

Foto: Pixabay

Once personas fueron condenadas a prisión por organizar una cárcel clandestina que incluía una cámara de torturas, las celdas improvisadas estaban en contenedores marítimos ubicados en la región de Wouwse Plantage, Países Bajos. Las autoridades locales informaron que los responsables enfrentarán penas de entre uno y nueve años de cárcel.

 

De acuerdo con diversos medios, la justicia determinó que los contenedores eran utilizados por miembros de una organización criminal relacionada al tráfico de drogas para retener y torturar a sus rivales. En su defensa, los acusados aseguraron que estos contenedores habían sido colocados en la zona con fines no delictivos, aunque sus argumentos fueron desestimados.

 

Tras las investigaciones, se reveló que los fiscales encontraron los chats creados por los miembros de la organización en el servicio de encriptación EncroChat. Después de “hackear” la plataforma, los investigadores obtuvieron y descifraron mensajes que explícitamente hablaban de torturas y asesinatos.

 

 

Las autoridades explicaron que el autor principal de este crimen es Roger P., más conocido como “Piet Costa”, quien tuvo la idea de crear una cárcel improvisada luego de un conflicto con uno de sus antiguos socios.

 

Durante el registro del almacén, las autoridades encontraron instrumentos de tortura como bisturíes, cortasetos y alicates, así como una silla dental con correas. "Está claro que la intención era infligir graves sufrimientos a las personas", concluyó el tribunal.

Notas Relacionadas