Un sapo mató a un oligarca ruso, ¿cómo sucedió?

Foto: Pixabay

Recientemente se confirmó el fallecimiento del oligarca ruso, Alexander Subbotin, exgerente de la compañía energética de Rusia “Lukoil”, quien murió durante un ritual chamánico en el que consumió veneno de sapo bufo, lo que pudo ser la causa principal de su muerte, pero, ¿para qué se usa y cuáles son los efectos de esta sustancia?

 

El sapo común o bufo es un anfibio anuro que pertenece a la familia Bufonidae, habitualmente es utilizado en rituales vudú como una alternativa curativa o terapéutica. El veneno de este animal es una potente droga alucinógena capaz de inducir un estado de alteración en la consciencia y normalmente es aplicado en el tratamiento de adicciones o trastornos como la depresión.

 

A pesar de que su presencia en este tipo de prácticas es muy popular, su consumo es realmente peligroso y potencialmente mortal, pues además de las alucinaciones que induce, puede provocar alteraciones físicas, psíquicas, taquicardias, pérdida del conocimiento y la muerte.

 

 

La DEA, la agencia antidroga de Estados Unidos, ha incluido al veneno de sapo en su lista de sustancias controladas tipo 1, que son las más penadas y vigiladas debido a su toxicidad. El caso de Subbotin se suma a una larga lista de muertes a causa del consumo en rituales del veneno.

 

El año pasado, el exactor porno, Nacho Vidal, fue detenido por estar implicado en un homicidio imprudente durante la celebración de un ritual en el que se tenía que inhalar vapor de veneno de sapo, aunque más tarde fue puesto en libertad.

Notas Relacionadas