Pachuca vs Atlas, otra final de la multipropiedad

A partir de este jueves, la serie por el título del Clausura 2022 de la Liga MX arrancará en Guadalajara, donde los Rojinegros del Atlas enfrentarán a los Tuzos del Pachuca, equipos que si bien es cierto se ganaron en la cancha la oportunidad de disputar este encuentro, también están rodeados de un halo de sospechas derivado de la llamada multipropiedad.

 

Y es que las empresas que tienen en su control tanto a Atlas como a Pachuca han incumplido con una ley mandada desde la Federación Internacional de Futbol Asociación (FIFA), que ha sentenciado que en el futbol mundial no puede existir la multipropiedad, tal como sucede actualmente en el balompié azteca.

 

Grupo Orlegui es dueño de los Rojinegros del Atlas y de Santos Laguna. Además, en el conjunto rojinegro tiene participación Grupo Salinas, que a su vez es dueño de Mazatlán y del Club Puebla. En tanto, Pachuca pertenece a Grupo Pachuca, que también tiene el control del León, equipo que el semestre pasado disputó la final ante precisamente los Rojinegros.

 

Lo anterior despierta muchas sospechas, sobre todo por los intereses que se manejan en el futbol mexicano y que fueron puestos más en evidencia en la presente liguilla, donde se vieron beneficiados con arbitrajes equipos con una cartera amplia.

 

El tema para nada es menor y el futbol mexicano sigue permitiendo esta práctica en parte porque la FIFA no ha puesto atención a lo que sucede en nuestro país y porque no hay empresarios con el capital económico suficiente para entrar al negocio del futbol, o simplemente son mal vistos por los dueños del balón.

 

En 2013, Yon de Luisa, presidente de la Federación Mexicana de Futbol (FMF), dijo que la multipropiedad debía llegar a su fin, mandato que obviamente nadie tomó en serio y ahora se ve cada vez más frecuente el que un grupo cuente con más de un equipo, siendo ejemplo Grupo Orlegui (Atlas y Santos), Grupo Pachuca (Pachuca y León), Grupo Salinas (Puebla y Mazatlán) y Grupo Caliente (Xolos y Querétaro).

 

 

La multipropiedad tiene ya 40 largos años en el futbol mexicano y hasta hace un par de décadas la multipropiedad que más se criticaba era la de Televisa, que tenía bajo su control a América, Necaxa y San Luis. Incluso, América y Necaxa disputaron una final en 2002, resultando campeón el conjunto azulcrema, algo que levantó muchas sospechas.

 

Aunque Televisa se desprendió de Necaxa y San Luis, la multipropiedad ha crecido considerablemente y con la mano en la cintura la FIFA podría ponerle una sanción muy dura al futbol mexicano, si es que el órgano rector del balompié mundial pusiera atención a lo que sucede en la Liga MX.

Notas Relacionadas