Reglamentación para comprar armas en México supera por mucho a la de EU

Foto: Enfoque

El tiroteo en una escuela de Texas ocurrido la semana pasada puso nuevamente en la mira la facilidad con la que una persona puede adquirir legalmente un arma en Estados Unidos; sin embargo, en México la situación parece estar más controlada.

 

Comprar un arma en los Estados Unidos es algo que incluso puede hacerse en línea, por lo que con una tarjeta bancaria bastará para poder solicitar un arma, incluso rifles de asalto, que llegarán en un par de días al hogar del comprador.

 

La compra en tiendas es igual en muchos estados de la unión americana, sin importar que los compradores no tengan la mayoría de edad, que puede ser 18 o 21 años según la legislación de cada estado.

 

¿Qué tan difícil es obtener un permiso en México?

 

En nuestro país existe la creencia de que es muy difícil obtener un permiso para portar o poseer un arma, los cuales son diferentes pues el primero permite llevar consigo un arma fuera del domicilio, mientras que el segundo únicamente permite la tenencia dentro del mismo.

 

Ambos permisos cuestan 2,450 pesos según la página oficial de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), que es la dependencia encargada de regular el registro y la venta legal de armas.

 

Los requisitos también son los mismos para ambos permisos y son: Demostrar un modo honesto de vivir a través de una carta de empleo; los hombres deberán de haber cumplido con el Servicio Militar Nacional; no tener impedimento físico o mental para el manejo de armas.

 

También se debe presentar un examen toxicológico para demostrar que no se consumen drogas, enervantes o psicotrópicos; además de documentos de identidad básicos como comprobante de domicilio, acta de nacimiento y credencial de elector.

 

La única diferencia teórica será en la exposición de motivos, ya que en el caso de la posesión existe un motivo predeterminado que es la seguridad personal y de bienes; mientras que para la portación, se debe acreditar la necesidad de portar armas, ya sea por la naturaleza del empleo o las circunstancias especiales del lugar en que se vive.

 

Aunque existen testimonios en la red de que ambos permisos son muy fáciles de obtener y tramitar, hay numerosos casos en los que se niega la portación porque no se logró acreditar fehacientemente la necesidad de llevar un arma.

 

¿Qué armas puedo tener?

 

A diferencia de Estados Unidos, donde el abanico de armas es vasto y tiene muy pocas restricciones, en México existen armas consideradas de uso exclusivo del Ejército, por lo que no podrá tenerla ninguna civil incluso contando con permiso para posesión o portación.

 

Para protección de domicilio solo se autoriza un arma corta. El máximo calibre permitido conforme a la ley de la materia es: en pistola 0.380, exceptuando las pistolas calibres .38 Súper y .38 Comando, así como calibres 9 milímetros; mientras que en revolver se permite el calibre 0.38 especial, exceptuando el calibre .357” Magnum.

 

Las armas pueden comprarse con un proveedor autorizado y después registrarse ante la Sedena, aunque también se puede comprar directamente con la dependencia dentro del catálogo de armas permitidas para el uso civil.

 

Las pistolas y revólveres que vende la Sedena son de diferentes precios y van desde los 8,000 hasta los 25,000 pesos; además, el Ejército también vende rifles y escopetas, exclusivamente para actividades cinegéticas y de tiro deportivo, los cuales van de los cinco a los 28,000 pesos.

 

El mercado ilegal

 

En febrero pasado, durante una conferencia de prensa, la titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) informó que en México hay 15 millones de habitantes que cuentan con un arma de fuego en su casa, pero la mayoría de forma ilegal.

 

Esto provoca que México esté en el sexto lugar mundial con mayor número de civiles armados, encabezados por aquellos que adquieren un arma en el mercado ilegal, incluyendo armas hechizas o remarcadas que entran al país sin algún tipo de registro.

Notas Relacionadas