¡Por fin! “Betty, la fea” se va de Netflix; estos son sus logros

En redes sociales se viralizó el anuncio de que, a partir del 10 de julio, dejará de estar disponible “Yo soy Betty, la fea” en la plataforma de Netflix, una producción que siempre se mantuvo en el top 10 de lo más visto en México. Mejor conocida como “Betty, la fea” esta es hasta el momento la telenovela más exitosa del mundo y acreedora de un premio Guinness por tal mérito. Aquí te presentamos un recuento del aclamado programa.

 

Durante varias décadas, México y Venezuela gobernaron el mercado de las telenovelas. Pero fue en los años 90 cuando Colombia se posicionó ante el mundo con nuevas producciones, más hacia el tono de la comedia que al melodrama, y se consolidaría como líder en 1999 con el estreno de “Yo soy Betty, la fea” escrita por el guionista Fernando Gaitán.

 

La telenovela finalizó en 2001 y tuvo un alcance de audiencias nunca antes visto, emitiéndose en 180 países y siendo doblada a 25 idiomas. Cada emisión rompía récords de sintonía, alcanzando hasta 54.7 puntos, lo que hizo ganar a la televisora que transmitió por primera vez “Betty, la fea” entre 2,800 y 3,000 millones de pesos colombianos al mes.

 

Ana María Orozco fue la encargada de dar vida a “Betty”, la protagonista de la serie. La actriz compartió a “La Opinión” que jamás pensó que la telenovela tendría tanto éxito, pero que gracias a esto ahora el papel de la mujer sería reivindicado, pues Betty brillaba por sus capacidades intelectuales, no por su físico.

 

Debido al éxito de transmisión que “Betty, la fea” tuvo en diferentes países, distintas cadenas televisivas decidieron adaptar el guion para que fuera más parecido a su cultura, teniendo hasta la fecha 26 adaptaciones en Alemania, Bélgica, Brasil, China, Egipto, Filipinas, Turquía, Tailandia, Serbia, Rusia, Croacia, Portugal, México y hasta dos en Estados Unidos y Polonia.

 

Tal vez una de las mejores adaptaciones fue “Ugly Betty” de Estados Unidos, la cual también fue escrita por Fernando Gaitán. Pero en esta, a diferencia de “Betty, la fea” se puede ver a una Betty más segura de sí misma, que no busca la atención de los hombres, pero aún mantiene el aspecto “desalineado” de la original, sin caer en usar recursos de maquillaje exagerados como en otras versiones.

 

En “Ugly Betty” también podemos ver que el personaje de Don Armando fue mejorado, pues ya no es el “Don Juan” de la primera. Aunque sigue siendo un mujeriego ahora es consciente de que sus actos no son los correctos.

 

 

“Yo soy Betty, la fea” fue la primera telenovela en atreverse a desafiar lo ya establecido, como la costumbre de que la protagonista tendría que ser hegemónicamente bella, así como la ya trillada historia de un triángulo amoroso.

 

Pero por mucho que “Betty, la fea”, en la actualidad siga siendo de lo más preferido para ver por parte de la audiencia, y haya quienes aseguran que Netflix tomó la peor decisión al sacar la novela de su catálogo, lo cierto es que esto podría ser benéfico para la plataforma de streaming, la cual podría enfocarse ahora en incluir contenido novedoso y de mejor calidad.

Notas Relacionadas