La peligrosa apuesta monetaria de Estados Unidos

Ayer, poco antes de las 14 horas, la Reserva Federal (FED), que hace las veces de banca central de Estados Unidos, anunció un aumento en la tasa de interés de 75 puntos base (0.75%). Es el aumento más alto que se da en un solo movimiento en 27 años. ¿Cuáles serán los efectos y las consecuencias en la economía mundial? 

 

Antes de responder la pregunta es conveniente recordar a los lectores el papel de la tasa de interés en la economía. La tasa de interés es un instrumento de política monetaria y el principal objetivo de esta es la estabilidad de precios. Cuando la inflación sube se suele aplicar una política monetaria restrictiva (aumento de la tasa de interés); por el contrario, una política expansiva (disminución de la tasa de interés) estimularía el consumo. La FED aumentó las tasas de interés esperando que disminuya la inflación.

 

La inflación (aumento sostenido en los precios) puede contenerse por dos vías: a) por el lado de la oferta, cuando aumenta la producción, o b) por el lado de la demanda, cuando disminuye el consumo. ¿cómo decirle a la gente que deje de consumir? No se puede. Pero sí se puede inhibir el consumo encareciendo el crédito.

 

¿Cuáles son los efectos para la economía de Estados Unidos?

 

Al mismo tiempo que la demanda se contraiga y con ello disminuya la inflación, se corre el riesgo de que la demanda baje tanto que se genere una recesión que perdure al menos un semestre. Las condiciones en Estados Unidos son demasiado frágiles y todo apunta a que la FED le ha apostado a inducir una recesión a cambio de reconducir la inflación a la tasa objetivo.

 

Pero no sólo se provocaría una disminución del Producto Interno Bruto, muchos sectores resentirían de forma diferenciada la crisis, algunos podrían quedarse estancados y generar enormes perdidas para la clase trabajadora. Al menos, esta crisis podría sumar a la pobreza entre 15 y 25 millones de ciudadanos norteamericanos.

 

¿Cuáles son los efectos para la economía mundial?

 

Los cambios suscitados al interior de una economía del tamaño de la de Estados Unidos tienen incidencia en el resto del mundo. Los primeros contagiados serán los socios comerciales y después los mercados cuyo centro de operación este influido por el dólar. Uno de ellos es el de las criptomonedas; desde la semana pasada, que se esperaba un aumento sustancial de la tasa de interés, comenzó el desplome de las monedas virtuales. Esta caída se explica porque al aumentar la tasa de interés en Estados Unidos, los productos financieros se vuelven más atractivos para los inversionistas que abandonan sus posiciones de mayor riesgo.

 

En la gráfica siguiente se puede observar el tamaño de la pérdida. Lo hemos repetido en esta columna de forma incansable, las criptomonedas son una burbuja que carece de respaldo, tarde o temprano colapsarán. Pues bien, si comparamos un año de desempeño, monedas como el Bitcoin han perdido 44% y el Dogecoin 81%. Todas las criptomonedas sin excepción están en números rojos.

 

Elaboración propia

 

Si se compara el desempeño del Bitcoin desde su valor más alto alcanzado, que fue 1.3 millones de pesos en noviembre de 2021, hasta el valor de cierre de ayer, que fue de 449 mil pesos, la pérdida es del 66%. Incluso el intermediario más importante de criptomonedas en Estados Unidos, Celsius, ha suspendido de forma intermitente el servicio y está limitando las transacciones para contener el desplome. De acuerdo con informes técnicos serios, Celsius podría declararse en quiebra para acogerse a los beneficios de una renegociación de la deuda.

 

El país más afectado será El Salvador que decidió adoptar el Bitcoin como moneda de curso legal, lo advertimos en su momento, hoy enfrenta una pérdida de activos de entre el 45 y 60%. La deuda pública es igual al 90% de su PIB, el Fondo Monetario le ha congelado el otorgamiento de nuevos créditos, las calificadoras están a punto de degradar a “bonos basura” las emisiones del país centroamericano por lo que están detenidos diversos proyectos asociados a las criptomonedas.

 

¿Cuáles serán los efectos para México?

 

El diferencial de tasas de interés entre México y Estados Unidos sigue siendo alto, 7% versus 1.7%, sin embargo, podría ser atractivo para muchos inversionistas optar por nuestro vecino y sacar los capitales de países emergente como el nuestro. Para contrarrestarlo, Banxico podría aumentar en el mismo ritmo la tasa de interés con las mismas consecuencias que en Estados Unidos, provocar una recesión. Ojalá que el Banco de México actúe de forma mesurada, en esa expectativa, seguiremos informando.

 

 

*Profesor-Investigador Universidad Autónoma del Estado de Quintana Roo

Miembro del Sistema Nacional de Investigadores

YouTube: #BandalaNomics