El caso de Maritza, la futura madre de 13 bebés y otros embarazos múltiples

En los próximos días Maritza Hernández Méndez residente de Toluca, Estado de México dará a luz a 13 bebés. Lo que está viviendo Maritza es algo nunca antes visto, pues hasta ahora los mayores embarazos múltiples registrados habrían sido de nonillizos y octillizos. Su esposo, Antonio Soriano Ordóñez, es un bombero que gana un salario convencional, por lo que ya se están haciendo colectas para ayudar a la pareja a solventar sus gastos.

 

Hasta ahora, Maritza y sus bebés permanecen estables y con buena salud, bajo la supervisión del equipo del Hospital ISSEMYM en el Valle de Chalco. Pero lo más difícil vendrá en el parto, debido a que los embarazos múltiples elevan significativamente la mortalidad y morbilidad materna, así como la probabilidad de hemorragia materna, preeclampsia y tromboembolismo.

 

Pese a los altos riesgos que implica el embarazo de Maritza Hernández, si recibe la atención adecuada y hay una correcta práctica médica, así como un gran apoyo durante el posparto, todo debería resultar exitoso para ella y su futura familia.   

 

Un ejemplo de que los partos múltiples pueden llegar a buen término sin poner en riesgo a la madre o a los hijos es el caso de la estadounidense Natalie Suleman, poseedora del récord Guinness al mayor embarazo múltiple, quien dio a luz a ocho bebés en enero del 2009. Los bebés fueron prematuros, pesando entre 800 gramos y 1.4 kilos, pero progresaron significativamente y se les puede ver sanos en las imágenes que comparte su madre en Instagram.

 

El embarazo de Halima Cisse originaria de Mali también fue algo fuera de lo normal, ya que en su vientre cargaba a nueve fetos y los especialistas le advertían que estaba en peligro su salud, además de poner en duda la supervivencia de sus hijos. Sin embargo y pese a las advertencias, la madre pudo dar a luz por medio de una cesárea y tanto ella como sus hijos están bien.

 

Aunque actualmente las condiciones de los hospitales permiten llevar a cabo partos seguros, además de brindar un correcto seguimiento a los embarazos, esto no era así en el pasado. Dos de los bebés de Érika Arreaga, una mujer de Ecuador que tuvo sextillizos en 1993, fallecieron a los pocos días por un paro respiratorio y por una afección respiratoria respectivamente. 

 

Tanto Maritza Hernández Méndez como su esposo, Antonio Soriano Ordóñez, han evitado dar declaraciones a la prensa, pero amigos y compañeros de trabajo de Antonio aseguran que los están ayudando.

Notas Relacionadas