A punto de comenzar, guerra de “lodo” por dirigencia estatal de MORENA

Foto: Pixabay y Enfoque

Luego de diversos aplazamientos, esta vez ha tomado forma la lucha por la renovación de la dirigencia estatal del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) en Puebla, pronosticando una guerra de “lodo” entre los aspirantes que sueñan con dirigir los destinos del vinotinto en la entidad.

 

Este lunes comenzaron a aparecer los primeros apuntados en la dirigencia estatal de MORENA. Aunque solo dos hablaron abiertamente de sus intenciones, es preciso señalar que la lista de suspirantes es de al menos 10 personajes, muchos de estos impresentables.

 

La exalcaldesa de Puebla, Claudia Rivera Vivanco, apareció públicamente para afirmar que no deben ni apuntarla ni descartarla en la búsqueda de la dirigencia estatal del partido, pues se dijo preparada para la encomienda que MORENA decida darle en un futuro.

 

Rivera Vivanco salió del Ayuntamiento de Puebla en medio del rechazo de la sociedad por su pobre desempeño como alcaldesa, además de que se ha distinguido como agente de división al interior de MORENA.

 

El otro personaje que dejó ver su intención de dirigir en Puebla al partido vinotinto fue el diputado federal morenista Alejandro Carvajal, que tampoco es muy bien visto por diversas tribus de este partido debido a que ha buscado cerrarles la puerta a algunos perfiles.

 

Y es que el legislador federal se ha pronunciado por que llegue a la dirigencia de MORENA un auténtico militante y no algún personaje que haya formado parte de algún otro partido como el PRI o el PAN.

 

Por supuesto, el también impresentable Aristóteles Belmont, actual dirigente en funciones, quiere tomar las riendas de manera formal en este partido, esto pese a la gran cantidad de críticas que ha recibido desde el proceso electoral de 2021.

 

Mario Bracamonte, exdirigente estatal de MORENA y quien tiene una investigación abierta por un presunto desvío de recursos, es otro de los nombres que se maneja para la dirigencia, además de los desconocidos Alonso Aco y César Sánchez Salina, quien tiene como principal punto en contra ser mano derecha de Rodrigo Abdala, exdelegado de Bienestar en Puebla.

 

De la lista de aspirantes a la dirigencia estatal destaca solamente el nombre de Gabriel Biestro Medinilla, uno de los militantes fundadores de MORENA y que tiene más argumentos y méritos para llegar a esta posición.

Notas Relacionadas