Alcanzó la pubertad a sus dos años tras estar expuesto a un gel de testosterona

Foto: Erica Brownsell

Un niño de dos años ha sorprendido a sus padres por su rápido desarrollo físico, pues ha alcanzado la pubertad luego de estar expuesto a un gel de testosterona que utilizaba su padre como parte de un tratamiento médico. El pequeño es más grande que los niños de su edad, su masa muscular aumentó en exceso e incluso le creció vello púbico en los genitales.

 

De acuerdo con la madre del menor, al principio solo destacaba la gran altura del niño, pero después su desarrollo se aceleró en diversos aspectos. “Tenía erecciones masivas y sostenidas y su altura y peso estaban fuera de serie. Pesaba 11 kilos con 1 año y aumentó casi un kilo cada mes entre los 12 y 18 meses. No era grasa, solo músculo”, reveló la mujer.

 

Debido a esto, el menor fue atendido por el endocrino Tony Hulse del Hospital Infantil Everlina London, en Reino Unido. Los primeros análisis mostraron que tenía un nivel anormalmente alto de testosterona, el mismo que el de un hombre adulto, cuando debería ser insignificante para un niño de su edad.

 

Nadie sabía lo que pasaba, pues los resultados de los exámenes descartaron posibles causas como un tumor o un trastorno congénito. En ese momento, a uno de los compañeros de Hulse se le ocurrió que el niño podría haber estado expuesto a un tratamiento de testosterona.

 

 

Para comprobar esta teoría, mandaron un cuestionario a la madre del niño con el fin de saber a qué medicamentos había estado expuesto. “Mi marido había estado usando gel de testosterona durante varios años”, dijo la madre, quien explicó que su esposo nació con una condición testicular compleja.

 

Los doctores explicaron que la testosterona es capaz de entrar en el torrente sanguíneo incluso cuando el paciente usa ropa, por lo que de esa forma el niño absorbió la hormona durante el contacto constante con su padre.

 

Los altos niveles de testosterona son particularmente peligrosos para los niños debido a que pueden entrar en la pubertad años antes que sus compañeros. Algunos de los síntomas que aparecen tras la exposición continua a la hormona son acné, vello púbico y axilar y órganos reproductivos de gran tamaño.

 

Finalmente, los doctores explicaron que los niveles de testosterona del niño volverán a la normalidad ahora que su padre ha cambiado el gel por inyecciones, por lo que el menor dejará de crecer tan rápido, pues el problema se detectó “relativamente temprano” y esperan que no existan daños a largo plazo.

Notas Relacionadas