Cuando el amor es un crimen: países en los que las relaciones LGBT+ son ilegales

Foto: Pixabay

En pleno 2022, hay lugares en el mundo en los que todavía son ilegales las relaciones LGBT+, e incluso en algunas regiones del planeta este acto es castigado con la pena de muerte. Aunque hay constituciones que defienden las uniones del mismo sexo, como la de Irlanda, Estados Unidos y México, en un gran número de países están prohibidas, incluidas naciones consideradas de “primer mundo”. 

 

El continente europeo es el que tiene más países que prohíben el matrimonio igualitario, con 11 demarcaciones entre las que detacan Bielorrusia, Bulgaria, Croacia, Eslovaquia, Hungría, Letonia, Lituania, Montenegro, Moldavia, Polonia y la ahora en estado de guerra, Ucrania. La mayoría de estas naciones desaprueban las relaciones del mismo sexo desde los años 90.

 

Seguido de Europa está África, donde no es bien visto contraer nupcias ni las relaciones LGBT+ en Burundi, Burkina Faso, República Centroafricana, República Democrática del Congo, Ruanda, Sudán del Sur, Uganda, Kenia y Zimbabue. Aunque no se tienen reportes de muertes entre a la comunidad LGBT+ por la intolerancia, se cree que, en la República Federal de Somalia, en el cuerno de África, se han llevado a cabo asesinatos por parte de grupos extremistas pertenecientes al Islam.

 

 

América no se queda atrás, pues en Bolivia, Honduras, Jamaica, Paraguay, República Dominicana, Montserrat, Venezuela y algunas islas del Reino Unido como las Islas Caimán y las Islas Turcas no están permitidas las relaciones del mismo sexo. Además, Haití, Panamá y Venezuela están en proceso de ilegalizar el matrimonio y las relaciones igualitarias.

 

Aunque en Asia hay menos países que prohíben las relaciones LGTB+, es aquí donde se han visto más asesinatos hacia la comunidad, específicamente en Arabia Saudita e Irán. Entre las naciones en las que es ilegal la unión del mismo sexo están Armenia, Camboya, Georgia, Kirguistán, Mongolia y la potencia mundial Rusia. Por otro lado, Oceanía tiene la prohibición del matrimonio igualitario en la región del Palaos, uno de los países más pequeños del mundo.

 

Pero, ¿a qué se debe que existan las prohibiciones de relaciones igualitarias en tantos países? En algunos lugares son criminalizadas a pesar de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) dejó de considerar la homosexualidad como una enfermedad desde 1973 y dejó en claro que es solo una variación natural de la sexualidad humana y no una condición patológica.

 

 

La respuesta tiene que ver con discriminación racial, la xenofobia e intolerancia, pues aún existe un gran estigma sobre las personas LGBT+, ya que muchas personas y gobernantes piensan que sus preferencias o identidades sexuales son “erróneas” y van en contra de la naturaleza. 

 

La religión es uno de los factores que ha hecho que retrocedan los avances en los derechos de la comunidad LGBT+, pues las creencias suelen considerar como “inmorales” las relaciones del mismo sexo, un ejemplo de esto es el Código Penal Islámico iraní, que contempla la pena de muerte por el delito de sodomía.

 

Aunque a nivel mundial se han dado grandes pasos para combatir la discriminación hacia las personas LGBT+, aún falta mucha información para la población sobre diversidad sexual y de género.

Notas Relacionadas