Menciones de influencers en redes sociales, ¿publicidad o abuso?

Foto: Pixabay

Aunque todavía se cuestione si el ser influencer es un trabajo, la realidad es que muchos estudios de marketing han comprobado el gran alcance de público que tienen estos personajes. Debido a esto, diversas marcas han optado por ofertar sus productos en menciones de historias o publicaciones de redes sociales de las estrellas de internet antes que en medios tradicionales como la radio o la televisión; sin embargo, no todas las cuentas que cobran por publicidad tienen el mismo “engagement” y solo buscan aprovecharse de negocios pequeños para obtener productos gratis.

 

Las menciones con influencers pueden ser muy benéficas, pues al colaborar con ellos es más probable que el público confíe en tu marca y se acerque a ella. Además, también vuelven más atractivo el producto que ofrezcas e incluso puedes ganar seguidores en redes sociales si eliges a la persona adecuada.

 

Pero hay que tener cuidado al momento de colaborar con un influencer, pues aunque aparenten tener muchos seguidores y “likes”, muchos de estos pueden provenir de bots. Además, también tienes que ser consciente de si su contenido es compatible con el tuyo. Si tú ofreces maquillaje y el usuario que contratas habla sobre videojuegos, no crecerán tanto los números de tus ventas.

 

 

También es importante tomar en cuenta que el precio que se le paga a los influencers depende de su cantidad de seguidores. Actualmente se considera una escala de 100 pesos mexicanos por cada 10,000 seguidores, 1000 por cada 100,000 seguidores y hasta 10,000 para quienes superen el millón de seguidores.

 

Sin embargo, hay muchos empresarios de pequeños negocios que no son conscientes de los costos de menciones en redes sociales y de las que los influencers se aprovechan para obtener ropa o comida de manera gratuita. Un ejemplo de esto es el reciente caso de una colombiana que quería una reservación para ella y su novio en un exclusivo restaurante de México a pesar de contar con menos de 100,000 seguidores.

 

Por otro lado, los pagos a los influencers no siempre tienen que ser físicos, con lujos o productos, también pueden ser otro tipo de intercambios que beneficien a ambas partes, como colaborar con ellos permanentemente o hacerlos parte de la imagen de tu marca.

 

Contratar a un influencer es una buena opción siempre y cuando se asegure de que se está pagando el precio adecuado por sus servicios y si su cuenta llega a una audiencia real, lo que requiere de una investigación estadística adecuada para no salir estafado.

Notas Relacionadas