Puebla, un referente en la historia del “Vocho”

Foto: Enfoque

A partir de 1995, el 22 de junio es denominado como el Día Mundial del Vocho, y sin duda Puebla es un referente en la historia de este vehículo que, a casi 19 años de que dejó de producirse, aún es común verlo por las calles.

 

Puebla es considerada la cuna del Volkswagen no solamente para México sino para América Latina, pues de su planta en Cuautlancingo salieron los primeros modelos para este continente y de aquí también saldría la última unidad que se armó en todo el mundo.

 

"Es un coche resistente, a mí se me hace bonito el diseño y además es muy económico, sus piezas salen muy baratas", explica Silvia, dueña de un Volkswagen Sedán desde hace 4 años, tiempo que le ha bastado para llevarlo a eventos de exhibición.

 

La percepción de Silvia respecto a este vehículo es muy similar a la del 1’691,542 personas que poseen de uno de los “Vochos” que salieron de la planta en Puebla desde 1967 y hasta el 2003.

 

 Los mitos que se crearon en torno al “Vocho” fueron tantos que fortalecieron su imagen como el "coche para el pueblo", pues no solamente fue el vehículo más barato mientras estuvo en el mercado, sino que también fue el de la manutención más accesible.

 

Aunque en México su rival era un coche mucho más amplio como lo era el Tsuru, sin duda el “Vocho” se ganó un lugar muy especial pues además su silueta es inconfundible.

 

Las modificaciones exteriores del “Vocho”, que dejó de producirse en 2003, fueron mínimas respecto al Volkswagen Tipo 1 que llegó a México en 1967, contrario a lo que ocurre en la actualidad, pues pocos autos conservan su estética con el paso de los años.

 

La versatilidad del “Vocho” también se reflejó en lo mecánico pues hubo pocas modificaciones mecánicas para este coche, el cual tenía una mecánica bastante básica que lo ayudó a forjar su fama.

 

Quienes han tenido un Vocho o han conocido al dueño de uno saben que sus piezas aún se consiguen en prácticamente cualquier refaccionaria, además de que muchas cosas de la vida diaria servían para una reparación temporal ante una emergencia.

 

 Es por ello que la presencia de la planta de Volkswagen en Puebla ayudó a que en la actualidad existan muchos clubes de dueños que cada 22 de junio, o alguna otra fecha, se reúnan para exhibir sus “Vochos” ante otros entusiastas del modelo.

 

Y es que la “Vochomanía” es un fenómeno que pocos vehículos han logrado, en Volkswagen incluso solamente se puede comprar con los “Vaguetos”, que se volvieron entusiastas de la marca por automóviles como el Golf o la Combi.

Notas Relacionadas