¡No aprenden! Imprudencia del transporte público continúa en la 11 Sur y Las Torres

Foto: Enfoque

Paradas en doble fila, unidades a exceso de velocidad y el clásico sobrecupo, son algunas de las malas prácticas que persisten en las rutas del transporte público que pasan por el crucero de la 11 Sur y el Bulevar Municipio Libre, también conocido como Las Torres.

 

Esto persiste a pesar de que el pasado domingo un conductor de la Ruta 45-A que conducía a exceso de velocidad y en estado de ebriedad, se pasó un alto y embistió el vehículo de una familia, una camioneta estacionada y un puesto ambulante.

 

Pero los daños generados, que el conductor responsable esté en prisión y la revisión de concesiones que anunció el gobernador Miguel Barbosa, parecen no espantar a los dueños y conductores, especialmente a los que circulan por este crucero.

 

En la intersección de dos importantes vialidades transitan ocho diferentes rutas del transporte público, incluido el troncal de la Línea 2 de RUTA en la 11 Sur y dos líneas alimentadoras que pasan sobre el Bulevar Municipio Libre.

 

Si bien existen quejas en contra de las unidades alimentadoras, lo cierto es que la mayoría de las quejas se centran en las convencionales del transporte público, incluida la multicitada Ruta 45-A.

 

Imagen Poblana acudió a este crucero donde el pasado domingo ocurrió el accidente, confirmando que en el lugar opera una red de checadores que se encarga de vigilar un eventual operativo de la Secretaría de Movilidad y Transporte del Estado.

 

Asimismo, estas personas trataron de impedir el trabajo de este medio cuando se acudió a entrevistar a algunos usuarios del transporte público sobre el servicio que reciben de las rutas que pasan por aquí.

 

Fue calles más adelante que se logró abordar a algunos de los usuarios, quienes expusieron que el servicio antes, y después del accidente, no ha cambiado en nada, por lo que siempre hay miedo de que se vuelva a repetir lo ocurrido el domingo pasado.

 

El señor Rogelio utiliza diariamente la ruta 45-A para viajar desde la base en Agrícola Resurgimiento rumbo a su trabajo, pero desde su perspectiva la actitud prepotente de los choferes y su falta de pericia para conducir sigue persistiendo.

 

"Como si no hubiera pasado nada, los choferes siguen corriendo, van echando carreritas y pareciera que no les importa, ojalá sí revisen las concesiones y se las den a personas más responsables, sentenció el señor Rogelio.

 

Durante el tiempo que se pudo estar cerca de este crucero se pudo observar que las rutas del transporte público Nueva Generación, Ruta 33, Ruta 77-A, así como la Ruta 25, circulan con sobrecupo, lo cual va contra el reglamento de tránsito.

 

Asimismo, se pudo ver como unidades de la Ruta 77-A, Ruta 44-A y Ruta 33 hacen parada en doble fila o en lugar prohibido, poniendo en riesgo a los usuarios que deben de caminar entre los coches.

 

Respecto a la Ruta 45-A, protagonista del accidente del domingo, se pudo constatar que pasan algunas unidades de forma simultánea por lo que ambas van peleándose el pasaje, situación que también hace que vayan a exceso de velocidad.

 

Las quejas de los usuarios del transporte público por este tipo de comportamientos no es exclusiva de estas rutas ni de este crucero, por lo que el problema se puede ver en la mayoría de las rutas del transporte público.

Notas Relacionadas