31 millones de estadounidenses en edad laboral sufren de COVID-19 prolongada

Foto: Xinhua

Aproximadamente 31 millones de estadounidenses en edad laboral, más de uno de cada siete, pueden haber experimentado, o estar experimentando, síntomas persistentes de COVID-19, según la Institución Brookings.

 

A medida que más estados de EE. UU. anuncian una relajación significativa de las restricciones pandémicas, como el uso obligatorio de mascarillas y límites de capacidad en interiores, las personas deben ser conscientes del hecho de que "vivir con el virus" significa algo muy diferente para quienes luchan con los síntomas de una COVID-19 prolongada, señala un artículo publicado el martes en la página web de la institución.

 

"La COVID-19 prolongada se asocia con síntomas crónicos como fatiga, problemas cognitivos y dificultades respiratorias que pueden persistir durante meses después de que haya pasado la infección inicial por coronavirus", explica el texto.

 

Experimentar desafíos a largo plazo por COVID-19 afecta no solo a aquellos con casos graves, sino también a aquellos con síntomas relativamente leves, así como a los estadounidenses que generalmente están sanos, agrega.

 

De manera similar a todos los demás resultados de salud asociados con la pandemia, existen "desigualdades raciales significativas asociadas con la COVID-19 prolongada, ya que las grandes desigualdades en las condiciones subyacentes hacen que la gravedad de los casos a largo plazo sea más pronunciada para las minorías raciales y étnicas", dice el artículo.

 

Tras mencionar que los nativos americanos, los afroamericanos y los latinos han experimentado tasas más altas de infección por coronavirus, hospitalización y muertes durante la pandemia, el artículo pide mejorar la protección de las comunidades vulnerables con base en el conocimiento actual y las predicciones de la extensión de condiciones de salud dispares para ayudar a abordar estos desafíos.

Notas Relacionadas