Aun con crisis alimentaria, Europa usa 17,000 toneladas de aceite comestible al día en autos

Foto: Pixabay

Un estudio hecho por la organización ecologista Transport & Environment reveló que en Europa diariamente se vierten más de 17,000 toneladas de aceite de girasol y de colza en los tanques de combustible de los vehículos, lo equivalente a casi 19 millones de botellas. Este estudio critica el uso de aceites vegetales como carburantes de coches en medio de la crisis alimentaria que se agudizó tras el comienzo de la guerra en Ucrania.

 

De acuerdo con el estudio, Ucrania es responsable de 40 % de las exportaciones mundiales de aceite de girasol, además, es el mayor proveedor de aceite de colza en Europa. "Los supermercados han tenido que racionar los aceites vegetales, los precios se están disparando hasta 2 veces más que antes de 2021”, denunció Maik Marahrens, activista de la organización responsable del estudio.  

 

"Al mismo tiempo, estamos quemando diariamente miles de toneladas de aceite de girasol y de colza en nuestros automóviles. En tiempos de escasez, debemos priorizar los alimentos sobre el combustible", agregó. En este sentido, el informe señala que 9 % del aceite de girasol y 58 % de aceite de colza utilizados en Europa y en el Reino Unido entre 2015 y 2019 se quemaron en automóviles y camiones, lo que equivale a 18,7 millones de botellas de aceite por día.

 

 

Por otro lado, se cree que el uso de aceites comestibles como biocombustibles ha propiciado que estos productos hayan registrado los mayores aumentos de precio a nivel mundial. En 2021, antes del conflicto en Ucrania, el precio de los aceites vegetales comenzó a subir, lo que provocó que países como la India, que es el segundo consumidor del mundo, redujera los impuestos a la importación y suspendiera el comercio de futuros de aceites comestibles y semillas oleaginosas.

 

Además de los conflictos económicos, la creciente tendencia de usar aceites de cocina de origen vegetal para otros fines puede traer consecuencias negativas en el medio ambiente, debido a que los agricultores se ven obligados a aumentar la superficie de tierra cultivable para cumplir con las demandas del mercado.

 

Los aceites vegetales se están usando para reemplazar el combustible diésel, ya que eso reduce las emisiones de gases de efecto invernadero, aunque los expertos aseguran que las emisiones de su ciclo de vida pueden ser incluso peores que las de los combustibles fósiles. Además, su uso resulta perjudicial para los vehículos, pues dificulta el arranque debido a la variación de temperatura de ignición, reduce la durabilidad del motor e impide alcanzar su máxima potencia e incluso puede anular la garantía del automóvil. 

Notas Relacionadas