Políticos mexicanos, sin miedo al COVID-19 pese a reinfecciones

Foto: Twitter

Los funcionarios públicos mexicanos como diputados, gobernadores y hasta el presidente de la república han contraído el virus del SARS-COV-2 a lo largo de la pandemia. La gran mayoría de ellos pudo recuperarse y continuar con sus actividades cotidianas como si nada hubiera pasado, por lo que varios volvieron a contagiarse. En este sentido, parece que los políticos del país no le temen al coronavirus, ya que lo han ignorado rumbo a las elecciones del 2024, incluso, han calificado a la enfermedad como “un catarro”.

 

A inicios de 2022, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, confirmó su infección de COVID-19 por segunda vez y estuvo dos semanas aislado. La primera vez que se contagió fue el 24 de enero de 2021. No obstante, dijo que no había que espantarse y aseguró que la enfermedad solo era como “una gripa con ronquera”.

 

 

Seguido del presidente, el 15 de junio se enfermó nuevamente de coronavirus la jefa de gobierno de Ciudad de México, Claudia Sheibaum. La funcionaria capitalina ya se había contagiado en octubre de 2020, aunque en esta ocasión no estuvo mucho tiempo resguardada en su hogar, pues poco tiempo después de anunciar su diagnóstico continuó con los actos masivos en la ciudad, incluso confirmó que asistirá a la marcha del orgullo LGBT+.

 

 

El contagio de Sheinbaum pudo ser producto de una reunión con la gobernadora Lorena Cuéllar, quien el pasado 12 de junio festejó su triunfo electoral que la llevó al gobierno de Tlaxcala. La líder del Ejecutivo compartió que dio positivo a coronavirus el 17 de junio, pocos días después de haber estado en contacto con Adán Augusto López, titular de la Secretaría de Gobernación (Segob) y Mario Delgado, dirigente nacional de Morena, aunque los últimos dos políticos no han referido haber contraído la enfermedad.

 

Con exactamente una semana de diferencia dio positivo a COVID-19 el secretario de Relaciones Exteriores de México Marcelo Ebrard, quien horas antes estuvo en Guadalajara exponiendo sus deseos de ser candidato a la presidencia por Morena en el 2024. El secretario no se mostró alarmado por haber contraído el virus y escribió en su cuenta de Twitter que se sentía como “un catarro”.

 

 

El mismo día que Ebrard, el secretario de gobierno de la Ciudad de México, Martí Batres, también compartió que había dado positivo al coronavirus; sin embargo, describió sus síntomas como los de “un resfriado” y aseguró que seguiría con sus actividades en su hogar.

 

Todos los funcionarios hicieron énfasis en que seguirían sus labores desde casa y estuvieron presentes en conferencias y redes sociales durante su confinamiento, por lo que se puede ver que la enfermedad no fue un impedimento para que siguieran promocionando y publicitando su imagen como aspirantes a un nuevo puesto político.

Notas Relacionadas