Verdad, esclarecimiento y justicia

Todavía no empieza el trabajo en los cuarteles e instalaciones militares de los colectivos acompañantes de la Comisión para el Acceso a la Verdad, el Esclarecimiento Histórico y el Impulso a la Justicia de la llamada guerra sucia, y ya se escuchan y leen exigencias que son virtuales sentencias sobre algunos de los actores de los años 60-80 del siglo pasado.

 

Por ejemplo, la exigencia para que el presidente Andrés Manuel “retire su aval” para inscribir los nombres de participantes en graves violaciones a los derechos humanos en cualquier sitio o que sean reconocidos como “servidores de la patria”, como juran sus voceros que se anunció el 22 de junio pasado en el acto oficial de apertura de archivos en instalaciones castrenses, efectuado en el Campo Militar Número Uno y que contó con la participación de familiares de las víctimas, mismas que expresaron allí desacuerdos por medio de cartulinas e interrumpiendo la lectura del discurso del divisionario Luis Crescencio Sandoval sin que pasara absolutamente nada, como signo clarísimo de los nuevos tiempos que vive México.

 

Inconformidad que expresaron familiares de las víctimas en Chihuahua y Guerrero. En Chilpancingo grupos sociales rechazaron que elementos castrenses trasgresores de las garantías individuales “sean considerados patriotas”, lo que nadie propuso en el acto del día 22. La Organización Campesina de la Sierra del Sur exigió que se busque a los muertos, desaparecidos y encarcelados por el Estado después de 1990, lo cual es harto pertinente, pues el sexenio de Carlos Salinas, el Homúnculo Criminoide, concluyó en 1994 con más de 600 activistas sociales y políticos asesinados. Con los reflejos del pasado, la OCSS dio una lección de victimización al “Responsabilizar a Crescencio Sandoval de cualquier atentado en nuestra contra”. No, pos sí. Dirán que la burra no era arisca, la hicieron.

 

Por esas y otras reacciones sobrecargadas de sentencias anticipadas, cuando es sabido que las conclusiones de las comisiones de la verdad no tienen carácter vinculatorio, jurídico, resultan oportunas las precisiones de López Obrador formuladas en la mañanera del viernes 8, al descartar que se pretenda “homenajear a mandos militares que ordenaron y operaron la represión”. Fue más allá al asegurar que “se puede revisar” lo que los demandantes enuncian como que Obrador “retire su aval para inscribir los nombres de militares en el Monumento a los Caídos de las Fuerzas Armadas”, como un sentido homenaje a los soldados que cumplieron con su deber a costa de sus vidas.

 

No es políticamente correcto recordar que existió la Brigada de Ajusticiamiento del Partido de los Pobres, que más tarde el PROCUP asociado a los restos de aquél realizó secuestros y asesinato de dirigentes sociales que, según ellos, “traicionaron” a la guerrilla. La verdad es revolucionaria porque es multicolor.

 

Se habla de soldados, como bien precisó AMLO, mas primero es necesario que se concluyan “las investigaciones y luego se puede poner a consideración la inscripción de los nombres de los soldados. Si ese párrafo les pareció ofensivo, lo analizamos. Se termina toda la investigación y vamos a discutirlo”. Primero la investigación y después las conclusiones.

 

Los familiares agraviados por la policía política y la milicia es indispensable que asuman que se trata de la Comisión para el Acceso a la Verdad, el Esclarecimiento Histórico y el Impulso a la Justicia, no de una entidad pública para formalizar la verdad de los desaparecidos, asesinados y sus familiares.

 

Acuse de recibo

 

83 de cada 100 ilícitos que se cometen y denuncian en México son del fuero común, es decir, corresponde investigarlos al Ministerio Público de las 32 entidades federativas y juzgarlos a jueces y magistrados estatales… Mas la politiquería opositora responsabiliza al titular Poder Ejecutivo federal, como si México padeciera una presidencia absolutista como sucedió hasta antes de 1997, misma que Va por México la denuncia hoy como dictadura. ¡Un mínimo de coherencia!… El próximo miércoles se cumplen 15 años del fallecimiento de un auténtico defensor y promotor de los derechos humanos en México, el apreciado y muy sólido Rafael Álvarez Díaz, coordinador de Asesores del Presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, el ahora senador Emilio Álvarez Icaza Longoria, quien le negó en la hora más crítica el apoyo institucional para ser atendido no sólo como tenía derecho Rafael Álvarez Díaz, sino como lo plantea el derecho humanitario y hasta el más común de los sentidos, el sentido común. Ah, pero eso sí, Álvarez Icaza Longoria disfrutó una larga temporada de chofer pagado por la CDHDF... Para el Partido Popular Socialista que dirige Jesús Antonio Carlos Hernández, “Indudablemente Luis Echeverría pertenece a la generación de líderes mundiales que se enfrentaron al imperialismo y apoyaron a Cuba y a Vietnam y a la descolonización contra las potencias colonialistas”.

 

http://www.forumenlinea.com/  https://www.facebook.com/forumenlinea  forum@forumenlinea.com  Twitter@IbarraAguirreEd