Biestro, el único con argumentos reales para dirigir a MORENA

Foto: CEO, Imagen Poblana y Enfoque

El Comité Ejecutivo Nacional del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) ha determinado que la presidencia en Puebla de este partido queda reservada para un perfil masculino, esto de acuerdo con el sorteo de paridad de género efectuado este lunes.

 

De esta manera, la lucha por la dirigencia estatal del partido vinotinto en Puebla quedará en los aspirantes masculinos que han levantado la mano, muchos de estos personajes con una reputación cuestionable y que no garantizan la unidad en MORENA para 2024.

 

El actual secretario del Trabajo estatal, Gabriel Biestro Medinilla, se coloca como el perfil más fuerte y sobre todo con mejores argumentos para ser el nuevo líder de MORENA en el estado, sobre todo porque tiene el respaldo de un grupo importante de militantes y experiencia en este cargo.

 

Aunque su nombre también se menciona para buscar alguna candidatura para 2024, muchas voces morenistas dicen que es el único que podría entregar un trabajo aseado en la dirigencia estatal, sobre todo por la terrible labor de exdirigentes como Édgar Garmendia y Carlos Evangelista.

 

Fuera de Biestro Medinilla encontramos a aspirantes improvisados y con vínculos con tribus morenistas afines a Garmendia o a la exalcaldesa Claudia Rivera Vivanco, que buscan perpetuarse en el control de MORENA de cara a la selección de candidatos rumbo a 2024.

 

Y es que el nombre de Aristóteles Belmont, actual encargado de la dirigencia morenista, suena para ocupar el cargo oficial de presidente estatal del vinotinto, con lo que no habría cambios sustanciales en la manera en la que se ha manejado MORENA y que ha llevado a este partido a perder municipios que conquistó en 2018.

 

Cercano a Aristóteles Belmont esta Marco Alonso Aco Cortés, quien tiene como único argumento el ser uno de los fundadores de MORENA en Puebla, aunque muchos militantes lo señalan como un cacique de la sierra poblana que no garantiza un buen papel en la dirigencia estatal.

 

Mario Bracamonte, quien fue acusado de irregularidades en su paso como líder estatal de MORENA, también estaría buscando llegar a la dirigencia estatal de este partido, con lo que las divisiones continuarían al interior del vinotinto.

 

Un perfil que no suena tan mal, pero que ya se debe comenzar a descartar, es el de Alejandro Carvajal, pues aunque el actual diputado federal había levantado la mano para dirigir a MORENA, todo indica que estará buscando la candidatura de este partido a la presidencia municipal de Puebla en 2024.

Notas Relacionadas