Mitos y realidades de las tortillas de Maseca: ¿realmente son dañinas?

Foto: Enfoque

 

Con la inflación afectando el precio del maíz y la harina, los mexicanos buscamos las opciones más económicas para no privarnos de este alimento y una de ellas son las tortillas que venden el supermercado.

 

Esto tiene una razón y es que los supermercados elaboran tortillas a base de harina de maíz, o lo que comúnmente conocemos como Maseca o Minsa, según la marca del producto.

 

La harina de maíz es un poco más económica que el maíz nixtamalizado, lo cual permite que las tortillas hechas con esta base sean entre 1 y hasta 3 pesos más barata, según el centro comercial que las venda.

 

Pero el uso de la Maseca o Minsa también tiene puntos en contra y otros que solamente son mitos, como los que a continuación te explicamos.

 

¿Maseca es dañina?

 

Hace unos años surgió un movimiento impulsado por supuestos colectivos a favor de la alimentación orgánica y no industrializada, los cuales buscaron señalar que las tortillas hechas con Maseca eran malas para la salud.

 

El argumento de este grupo era que en estudios de laboratorio de habían encontrado niveles muy altos de químicos y pesticidas, los cuales a la larga podían resultar dañinos para la salud.

 

Los señalamientos terminaron por no ser del todo ciertos y es que los pesticidas, están presentes en muchos productos del campo y al final no se logró acreditar que el consumo de Maseca, Minsa u otra harina de maíz, sea dañino para la salud.

 

No obstante, sí tiene contras respecto al maíz nixtamalizado, por ejemplo, tiene menos nutrientes debido a que en el proceso de cernido y procesamiento se pierden varias de las propiedades del maíz.

 

En el rubro de la apariencia y el sabor, también habrá muchos puntos de vista pues estas tortillas suelen ser más blancas y el sabor no es tan bueno como las de maíz, pero en gustos se rompen géneros.

Notas Relacionadas