Incremento en la tortilla impactará, como siempre, a los más vulnerables

Foto: Enfoque

La inflación que se vive actualmente no solo en México, sino en todo el mundo, está impactando directamente en los bolsillos de los ciudadanos sea cual sea su nivel socioeconómico, sobre todo porque productos de primera necesidad están presentando incrementos considerables en sus precios.

 

Uno de los productos más consumidos por los mexicanos, sobre todo de clase media, media baja y baja, es sin duda la tortilla, alimento que se ha advertido subirá sus precios en Puebla, por lo que en los últimos meses de 2022 podría llegar a costar 20 pesos. Incluso, no se descarta que llegue a los 21.50.

 

Aunque para muchos este incremento podría ser sostenible, para una familia de clase media baja y baja sería más complicado lograr adquirir este producto, que en muchas casas se tiene como el alimento principal por su precio y porque puede calmar el hambre de todos los miembros de la familia.

 

Si hacemos un ejercicio de lo que estaría gastando una familia de 4 personas en la compra de las tortillas a la semana, notamos que lo que se pagará por las tortillas sería similar al costo de alguna plataforma de streaming o lo que se paga de luz al bimestre, situación que se ve más complicada cuando hacemos este mismo ejercicio en un escenario mensual.

 

 

De esta manera, una familia de cuatro personas por lo regular sí consume un kilo de tortillas al día entre desayuno, comida y hasta cena, por lo que con un costo de 20 pesos por kilo estarían gastando 140 pesos a la semana, cantidad similar a lo que cuesta en estos momentos tres cuartos de carne o poco más de un kilo de pollo.

 

Si nos vamos al costo mensual, entonces las familias deberán gastar alrededor de 651 pesos en la compra de tortillas, cifra que es similar al costo que tiene el pago por servicio de internet con alguna plataforma de streaming incluida, lo que convierte a la tortilla en un producto de lujo para las familias más vulnerables.

 

Es preciso señalar que, en muchas familias marginadas de Puebla, la tortilla se ha convertido en el único alimento que muchas veces tienen durante el día, por lo que el costo elevado provocará que reduzcan su consumo y busquen otras alternativas más económicas.

 

También hay que decir que la propuesta perredista para que el precio de la tortilla baje a 10 pesos luce en estos momentos inviable, porque no se está tomando en cuenta todo el proceso que tienen los tortilleros para la fabricación de este producto.

Notas Relacionadas