¿Quieres inscribir a tus hijos a una escuela privada? Esto es lo que debes saber

Foto: Enfoque

Llegaron las vacaciones de verano, pero esto no significa que los padres de familia tengan días libres, pues desde este momento ya se debe comenzar a pensar en el próximo ciclo escolar, en el que muchos estudiantes deberán trabajar a marchas forzadas para recuperar el tiempo perdido en el confinamiento por la pandemia de COVID-19.

 

Una de las principales preocupaciones de los padres de familia en estos momentos es la elección de la escuela en la que inscribirán a sus hijos. Muchos de estos paterfamilias han decidido que la mejor opción es recurrir a una institución privada, ya que se tiene la creencia que el nivel académico es mucho mejor.

 

Independientemente de esto, los padres de familia deben conocer un conjunto de aspectos que deben garantizar las escuelas privadas, que, además de otras cosas, evitarán un abuso por parte de estas instituciones, las cuales muchas veces ven el negocio por encima de la preparación de los estudiantes.

 

Primero que nada, la escuela está obligada a demostrar su incorporación a la Secretaría de Educación Pública (SEP), pues se ha visto que algunas instituciones resultan apócrifas y los estudios no tienen validez oficial. De la mano de esto, el plantel debe establecer claramente y por escrito los costos totales que tiene el estudiar en estas escuelas.

 

Entre esto se debe resaltar el costo por inscripción, reinscripción, colegiaturas, derechos por incorporación, exámenes extraordinarios, cursos de regularización, duplicados de certificados, constancias, credenciales y transporte, además de que se debe dar el calendario de pagos, donde se incluyen recargos por pagos atrasados y descuentos por pagos adelantados.

 

En este mismo tenor, las escuelas no pueden subir el costo de la colegiatura de manera unilateral durante el ciclo escolar, a menos que se llegue a un acuerdo con los padres de familia para aumentar las cuotas. De la misma manera, no pueden obligar a los padres a dar aportaciones consideradas como voluntarias.

 

Uno de los puntos que más se debe tomar en cuenta es el uniforme, ya que ninguna escuela privada puede imponer a los padres los lugares donde se pueden adquirir, mismo caso en la compra de útiles y otros artículos escolares.

 

Finalmente, las escuelas privadas tampoco pueden obligar a los padres a comprar útiles escolares y uniformes nuevos, por lo que cualquier abuso puede ser denunciado de inmediato a la SEP.

Notas Relacionadas