Acusan a la CIA y su exdirector Mike Pompeo de espionaje a aliados de Assange

Foto: Xinhua

Se presentó una demanda contra la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos y el exdirector de la CIA Mike Pompeo por espiar ilegalmente a abogados y periodistas que visitaron al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, cuando este se encontraba en la Embajada de Ecuador en Londres, según se conoció a través de documentos judiciales este lunes.

 

"Cada uno de los demandantes nombrados y cientos de otros visitaron al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, mientras vivía bajo asilo político en la Embajada del gobierno de Ecuador en Londres, Reino Unido. Antes de sus visitas, cada visitante debía entregar sus dispositivos electrónicos, por ejemplo, teléfonos inteligentes, computadoras portátiles, etc, a los empleados de Defendant Undercover Global (UC Global, empresa de defensa y seguridad privada)", según el documento.

 

Los empleados de la empresa UC Global copiaron la información almacenada en los dispositivos de los abogados y periodistas que visitaron a Assange sin su consentimiento, según la denuncia.

 

UC Global luego proporcionó esa información a la CIA, que estaba encabezada por Pompeo en ese momento, agregó la denuncia.

 

La denuncia también dice que las acciones emprendidas violaron los derechos de más de 100 ciudadanos estadounidenses que visitaron a Assange en la Embajada de Ecuador en Londres.

 

El 17 de junio, la ministra del Interior del Reino Unido, Priti Patel, aprobó la extradición de Assange a Estados Unidos, donde afronta 175 años de cárcel.

 

Estados Unidos reclamaba la extradición de Assange para juzgarlo por 17 presuntos delitos en violación de la ley de Espionaje de 1917, y uno de intromisión informática.

 

Las imputaciones se relacionan con el acceso y la publicación de partes militares de Irak y Afganistán, sobre la base de Guantánamo e informes diplomáticos, que develan supuestos crímenes de guerra y otros abusos de oficiales y autoridades estadounidenses.

 

Assange permaneció en la embajada de Ecuador en Londres, por temor a ser extraditado, desde junio de 2012 hasta el 11 de abril de 2019, cuando fue detenido a petición de Estados Unidos y, desde ese momento, se encuentra recluido en la prisión de Belmarsh, al sur de la capital británica.

 

El 1 de julio, el fundador de WikiLeaks apeló la orden de extradición a Estados Unidos.

Notas Relacionadas