Escolares al arribo. No hay obstáculos

Para conocer como saben las cerezas y las fresas, hay que preguntárselo a los niños y a los gorriones, decía el gran poeta Johann Wolfgang Goethe. El vivió desde niño su educación, encerrado en el seno de una familia de clase alta, cuyo padre le enseñó todo lo que ahora se conoce como escuela primaria y secundaria. De hecho ese sistema era normal incluso en los medios proletarios. Enseñanza casera.  El regreso a clases de casi 30 millones de niños y adolescentes, nos pondrá al tanto de como la metáfora de las frutas se expresa en un retorno que se espera total. Los que retornan serán el barómetro. Después de los dos años contradictorios del Covid-19, que pese a sus efectos negativos, en lo positivo hizo resurgir situaciones como la cercanía familiar, el conocimiento y uso de las tecnologías y el contacto con  una nueva vida, se expresará en este retorno que se antoja promisorio. La Secretaría de Educación Pública (SEP), corre pareja con la situación de la niñez y la adolescencia, con una nueva titular Leticia Ramírez Amaya y un nuevo programa que será sometido a planes pilotos. Las primarias recibirán los 154 millones de libros de texto destinados para este curso.

 

Goethe, el poeta que decía que los niños siempre serán iguales

 

Pese a los cambios que generan las épocas, los niños siempre responderán a su infancia, decía ya en su vejez el poeta alemán nacido en Frankfurt en 1749 y que en una curiosa similitud, equiparaba a las niñez con las escobas, cuando los veía jugar con ese instrumento desde la ventana. Son, decía “ dos símbolos del mundo que perennemente se desgastan y perennemente se renuevan”. A la par, confiaba en el olfato tan fino y tan sutil de la infancia, “que pueden sernos de excelente barómetro...” Las palabras del que es considerado el poeta nacional alemán, las veremos reflejadas en este retorno a clases que se mira todavía incierto, porque hay padres que aún ven en el Covid una amenaza. Las autoridades que han programado vigilancia sanitaria permanente confían en que habrá una asistencia total en las 228 mil 852 escuelas que funcionan en las 32 entidades y que están preparadas para los 190 días de clases que se programaron. Hay diferencias en descansos por los cursos que también se programaron para los maestros. La situación es alentadora, han dicho esas autoridades.

 

La poesía y la niñez son la misma cosa y hay que alentarla

 

Cuando el país se inicia en una nueva aventura total sobre la educación, los demás temas del país pasan a segundo término. En todos los lugares en los que padres de familia lleguen con sus hijos, se generará un caos que en este caso es promisorio. El transporte y el traslado en todas partes será complicado y en la capital, abrumada por la precipitaciones copiosas de los últimos días, el tráfico se complicará más. Pero habrá un alborozo en esos problemas, que destruirá todo conflicto. Así se expresaba Goethe ya en la cercanía de su muerte en 1832, al mal tiempo buena cara, según lo describe uno de sus principales biógrafos Juan Pedro Eckermann, en su obra Conversaciones con Goethe (Colección Austral 1950, con muchas ediciones posteriores), que lo describe siempre tranquilo aún en las peores situaciones, controversias y problemas. Asumía la tranquilidad de la vida a partir de las soluciones. En esa obra, prologada por Fernando Benítez y editada en sus primacías en Argentina, se expresan las muchas concepciones que Goethe tenía de las actividades de la vida, el arte, la poesía, la guerra, las mujeres, los niños, la evolución del hombre, las lenguas,  la historia y todas las disciplinas que se confrontan desde la infancia en los programas escolares. La obra es un resumen de todo lo que escribió el médico Eckermann como secretario de Goethe, en esas valiosas conversaciones de nueve años junto a él. El autor que surgió al mundo de las letras sobre todo de la poesía, con su obra de juventud Werther y se consolidó con decenas de obras sobre todo con Doctor Fausto, siempre tuvo un espacio para vislumbrar a la niñez. Que no se pierda la alegría, decía en sus versos e insistía  “Aunque el mundo en conjunto progrese, la juventud tiene que volver a empezar por el principio y cada individuo ha de recorrer todas las épocas de la cultura de la humanidad”. En ese comienzo estarán millones de niños el 29 de agosto de este año 2022.