Asesinó a su hija de 8 años para que no revelara sus infidelidades

Foto: Pixabay

Las autoridades de la ciudad de Sucre, en Bolivia, condenaron a 30 años de prisión a una mujer que asesinó a su hija de 8 años después de intoxicarla al obligarla a beber insecticida. El motivo detrás del crimen fue que la responsable quería evitar que la menor contara sus infidelidades.

 

Los hechos ocurrieron el 17 de abril de 2020, pero la sentencia se ha dado a conocer esta semana. Entre las pruebas presentadas durante el proceso estaba el dictamen pericial en toxicología que demuestra que la niña ingirió insecticida.

 

Conforme iba avanzando la investigación, las pruebas iban señalando poco a poco a la madre, quien terminó confesando el delito. La mujer reveló que alteró la escena del crimen para fingir que su hija se había suicidado.

 

Tras asesinar a la pequeña, la madre dejó el domicilio y regresó tiempo después, simulando que la halló muerta, fue el padre quien avisó a las autoridades de lo ocurrido. Al parecer, la niña había descubierto las infidelidades de su madre, por lo que la mujer decidió asesinarla para que no revelara esa información.

Notas Relacionadas