¿A partir de qué magnitud se activa la alerta sísmica?

La alerta sísmica no se emitió el viernes 23 de septiembre de 2022 a las 13:26, pese a que se detectó un sismo con epicentro en Tecomán, Colima. De acuerdo con el Sismológico Nacional, el temblor tuvo una magnitud de 5.2 grados Ritcher.

 

El Centro de Comando, Control, Cómputo, Comunicaciones y Contacto Ciudadano de la Ciudad de México (C5) informó que la alerta sísmica no sonó porque la energía en los primeros segundos no superó los niveles preestablecidos. Por su parte, la aplicación Safe Live Alert (SASSLA), explicó que la app envía una alerta si la peligrosidad lo amerita.

 

Los sismos son detectados por medio de sensores del sistema de Alerta Sísmica Mexicano (SASMEX). Estos monitorean las zonas de peligro sísmico en el país y logra reconocer sismos en un radio de cerca de 90 kilómetros y su magnitud. Posteriormente, los sensores envían datos a las ciudades y así se establece la distancia con el sismo para determinar si se difunde o no la alerta sísmica.

 

SASMEX explica que el alertamiento se activará si cumple los siguientes requisitos:

 

  • Si en los primeros segundos dos estaciones rebasan los niveles de energía preestablecida.
  • Dependerá de la estimación de energía del sismo
  • Estará sujeto a la magnitud estimada y la distancia a la ciudad a alertar:
  1. Magnitud mayor a cinco que ocurra no más de 250 km
  2. Magnitud mayor a seis que ocurra a más de 350 km
  3. Magnitud mayor a 5.5 que ocurra a no más de 5.50

 

Por otro lado, no se activará la alerta sísmica si el movimiento telúrico sucede lejos de la zona de cobertura de detección del SASMEX. Asimismo, no se realizará si se está muy lejos de la ciudad a alertar o si las estimaciones de la energía no rebasan los niveles establecidos.

 

Generalmente, en México se miden los sismos con la escala de Ritcher, la cual va de 1 hasta el extremo abierto. En teoría, según el Gobierno de México, no tiene límite, pero un sismo de nueve grados podría suponer la destrucción total del lugar. En ese sentido, la magnitud y sus efectos se clasifican de la siguiente manera:

 

Menos de 3.5: Poco perceptible, es registrado

3.5 a 5.4: A menudo se siente, ocasiona daños menores

5.5 - 6.0: Causa daños ligeros a edificios

6.1 - 6.9: Daños severos en áreas con muchas personas

7.0 - 7.9: Ocasiona graves daños

8 o mayor: Destrucción total de comunidades aledañas

Notas Relacionadas