La alcaldesa que vive el sueño de todo trabajador

México es de los países donde más se trabaja y menos se descansa. Naciones avanzadas como Japón han establecido un modelo de 4 días laborales y tres libres, además de que se respetan los tiempos de los trabajadores y se permite el descanso en las jornadas laborales, provocando que la productividad sea lo que sigue de alta.

 

En nuestro país no solo se debe trabajar de lunes a domingo, sino que algunos trabajadores deben agradecer el raquítico sueldo que perciben porque “la cosa está muy difícil” y por eso hay que “ponerse la camiseta”; sin embargo, hay una clase con poca clase, la política, que vive el sueño de muchos.

 

No digo que todos los integrantes de este gremio sean unos conchudos que pueden hacer como que trabajan, pero hay algunos que de verdad, amable lector, me causan envidia de la mala (no hay envidia de la buena), pues pueden darse el lujo de trabajar solo unos días y cobrar grandes cantidades de dinero.

 

Ese es el caso de la alcaldesa de San Martín Texmelucan, Norma Layón. Sí, la presidenta municipal de una de las localidades donde más ha crecido la delincuencia y donde se cayó en días recientes un tanque de agua elevado mal rehabilitado, matando a 3 personas.

 

Me vengo enterando que la alcaldesa Layón ni siquiera vive en el municipio que gobierna, algo que no es para nada nuevo, pues muchos munícipes hacen lo mismo, el problema es que contrario a otros presidentes municipales, Norma Layón ni siquiera se para por su municipio.

 

Hay alcaldes que viven en Puebla capital y viajan todos los días a sus municipios que gobiernan. Otros, construyen bonitas casas para pasarla bien en sus localidades, aunque estás se estén viniendo abajo. Pero Norma Layón pasa 4 de los 7 días de la semana en la comodidad que da Puebla capital.

 

Dicen los enterados que el ahorro de gasolina de la camioneta blindada de la alcaldesa es notorio, pues no es necesaria para ir continuamente a Texemelucan, donde los “malagradecidos” habitantes la tratan mal por los “pequeños” errores que ha cometido en su administración.

 

Si pensábamos que Gerardo Sánchez, alcalde de Coronango, era el único que se desaparecía de su oficina, pues Norma Layón le está haciendo competencia, algo que tiene muy indignados a sus habitantes.

 

Y eso no lo digo yo, amable lector, lo dicen los texmeluquenses hartos de tanta irregularidad, corrupción y obras mal ejecutadas. Ciudadanos que trabajan de lunes a domingo para medio vivir, mientras otros pueden darse el lujo de ocuparse de sus labores solo tres días a la semana.

 

¡Yo también quiero vivir ese sueño, señora Layón!