Famosas visibilizan el riesgo de usar biopolímeros en la cirugía estética

El uso de biopolímeros en cirugías estéticas es un problema de salud que se detecta desde hace muchos años, principalmente en países de Sudamérica y considerados en vías de desarrollo, esto por su costo bajo en relación con implantes de silicona o inyecciones de grasa.

 

Pero a pesar de que es un problema estudiado y documentado, pocos países se han metido a su regularización y es a través de cantantes y actrices que se han hecho públicos los estragos que provoca el uso de estos materiales para aumentar el tamaño de los glúteos, principalmente.

 

Para empezar, hay que explicar que los biopolímeros son macromoléculas que se obtienen de diversas sustancias, son derivados del petróleo, de origen vegetal y sintético, que a pesar de no ser adecuados para ello, son modelantes corporales tanto en mujeres como hombres.

 

Los problemas asociados a su inyección corporal se observan más frecuentemente en países de América Latina, pues muchos casos públicos se han visto en México y Colombia, donde emplean estos productos en pseudoclínicas estéticas y lo ofrecen a un costo muy bajo o los usan sin informárselo al paciente.

 

Se presume que son miles de mujeres las que tienen algún polímero en el cuerpo, pero sus casos no alcanzan la notoriedad que sí hay cuando la víctima es una famosa, por lo que a continuación te decimos algunos de esos casos que ponen en el ojo público el peligro de estos procedimientos.

 

Jessica Cediel

 

Uno de los casos icónicos es el de Jessica Cediel, modelo y conductora colombiana que en 2009 se sometió a una cirugía con una "sustancia natural" para mejorar el aspecto y tamaño de sus glúteos.

 

Ella aceptó creyendo que le inyectarían ácido hialurónico, pero con el paso del tiempo y al ver deteriorado su estado de salud, se enteró de que en su cuerpo en realidad había biopolímeros.

 

 

Su caso es muy popular, pues después de once años de batalla legal logró una sanción en contra del médico responsable y ha usado sus redes sociales para evidenciar el peligro de estas sustancias en la cirugía estética.

 

Alejandra Guzmán

 

En el 2009, la cantante mexicana Alejandra Guzmán decidió incrementar el tamaño de sus glúteos, pero después comenzó a sentir fuertes dolores en la parte baja de la espalda por lo que fue a un hospital donde descubrieron que le habían inyectado biopolímeros.

 

En 2012 su salud se complicó y sufrió de una fuerte infección producto de las inyecciones, por lo que desde ese entonces se ha sometido a más de 20 cirugías sin que a la fecha hayan logrado extraer todos los biopolímeros.

 

 

Ninel Conde

 

Aunque Ninel Conde no lo ha reconocido públicamente, es una de las famosas que, de acuerdo con medios de la nota rosa, tiene un problema de salud desde 2012 tras la inyección de estas sustancias en sus glúteos.

 

Además de eso, la actriz y cantante mexicana ha sido señalada de someterse a múltiples cirugías estéticas que han cambiado su aspecto físico de forma radical, y no necesariamente para bien.

 

Manelyk González

 

Es una modelo e influencer que se hizo famosa gracias al programa Acapulco Shore, pero que este año ha dado de que hablar por los problemas de salud que ha tenido tras haberse inyectado biopolímeros.

 

 

Aunque en la mayoría de los casos de famosas estas argumentan que fueron engañadas y no les dijeron lo que les inyectarían, Manelyk pareciera que sí conocía lo que le iban a inyectar, aunque evidentemente no las consecuencias que tendría.

 

Esto le ha provocado dolores que la llevaron a llevar a cabo una resonancia magnética y usar prendas compresoras para sobrellevar la situación por la que atraviesa, que le impide hacer su vida de manera normal.

Notas Relacionadas