Paola Angon, en caída libre

Lo quieren ocultar con un dedo, pero lo que se vivió este jueves en San Pedro Cholula es una muestra de que el gobierno de Paola Angon está en caída libre y sin nadie que pueda sostener una administración que en solo un año es de las peores de esta localidad.

 

Así como la fallida candidata a la presidencia del Comité Directivo Municipal del PAN, Guadalupe Leal, estuvo mal asesorada por Genoveva Huerta y Eduardo Alcántara Montiel, estos mismos personajes son parte del gran problema que hoy en día tiene Angon en San Pedro Cholula.

 

Por seguir consejos muchas veces malintencionados, el Ayuntamiento de esta localidad está que arde, pues la alcaldesa se ha quedado “sola con su soledad”, ya que cuando la situación termine de explotar, los primeros que correrán serán sus “incondicionales” asesores, así como hicieron con Guadalupe Leal.

 

La situación ya está llegando a puntos extremos, pues la misma sociedad se manifestó en gran número en contra de la alcaldesa. Y fue una multitud, aunque el par de pasquines que publican a favor de Angon afirman que fue una veintena de pobladores la que se manifestó.

 

Y esto es la gran muestra de que las cosas simplemente se le fueron de las manos a Paola Angon, quien ya superó en rechazo social a su antecesor Luis Alberto Arriaga y a su vecina de San Andrés Cholula, Karina Pérez Popoca, y eso, amable lector, ya son palabras mayores.

 

Paola Angon se está aferrando a un espejismo que la coloca como una alcaldesa con respaldo de su sociedad, pero si esto fuera cierto la presidenta municipal no habría entregado su informe de gobierno encerrada en un solitario salón, acompañada solo de sus “asesores” y de sus pasquines.

 

Sobra decir que los regidores también están hartos de la situación que se vive en San Pedro y el gobernador Luis Miguel Barbosa no moverá un dedo a favor de una alcaldesa, que por sus acciones se ha lanzado a precipicio y podría terminar en su salida temprana de la alcaldía.

 

Sí, las cosas no pintan nada bien para Paola Angon, pero eso es consecuencia únicamente de poner oídos sordos a la sociedad, y a buenos funcionarios, desconocer acuerdos y escuchar el canto de las sirenas de dos panistas que tienen tatuada la palabra fracaso.