La 4T sólo usa a “los pobres”

Cada vez es más evidente que “los pobres” sólo sirvieron a Andrés Manuel López Obrador para discursear en sus tres campañas presidenciales. 

 

En la terca realidad donde nada “es mentira, pero se exagera” –según la señora que cada miércoles presume sus problemas ortolálicos-- "los pobres” son quienes más han resentido los terribles efectos de la “transformación”, tales como quedarse sin medicamentos… 

 

… sin estancias infantiles… 

 

… sin refugios para madres y mujeres violentadas… 

 

… cual sujetos de un experimento de una educación que no es educación y, lo peor… 

 

… AMLO y la llamada 4T han dejado a “los pobres” en garras de la  delincuencia... 

… por lo que no se

entiende que sigan dando su apoyo mayoritario al Movimiento del tabasqueño, a menos que “los pobres” sumen a sus desgracias económicas el masoquismo, ese disfrute o placer que se experimenta con un pensamiento, situación o hecho desagradable o doloroso. 

 

El ejemplo más cercano al escribidor es el oriente de Ciudad de México. 

 

En esa porción geográfica Morena ganó en 2021 la titularidad de las alcaldías. 

 

Aún ahora, de acuerdo al encuestador Roy Campos, el caudillo mantiene un apoyo que casi llega a los 60 puntos porcentuales en las áreas rurales de la capital nacional: Milpa Alta 57.4 y Magdalena Contreras 53.8…

 

… ligeramente superior al 50% en Xochimilco 51.1… y en  Iztapalapa 50.8… 

 

… descendiendo a los 40 y tantos puntos en otras alcaldías del oriente de CDMX: Venustiano Carranza 47.6… Tláhuac 46.9… Álvaro Obregón 45.3… Tlalpan 45.2… Azcapotzalco 43.6… Iztacalco 42.5… 

 

… y un quinteto más en donde ya ni siquiera alcanza los 40 puntos porcentuales de popularidad: Cuauhtémoc 39.6… Gustavo A. Madero 39.4… Cuajimalpa 38.7… Coyoacán 38.1… Benito Juárez 37.6… 

… hasta llegar a un mísero 30.1 en Miguel Hidalgo. 

 

Claro que las derrotas electorales y el abrupto descenso de la aceptación del caudillo en la urbe que lo encumbró obedece a la magnífica, estupenda, grandiosa, actuación –no se ría-- de Claudia Sheinbaum al frente del gobierno central. 

 

Y aun así es la consentida, la perfilada para alcanzar la candidatura presidencial de Morena en la sucesión de 2024. 

 

Le digo, caray, ¡los cuatroteros son masoquistas! 

 

Empezando, claro, por el primer masoq…, perdón, por el primer morenista del país. 

 

 

Inseguridad + pobreza = votos por Morena 

 

 

Parodiando el poema Diario Oficial del inolvidable e inmortal Jaime Sabines, para los cuatroteros todavía encumbrados en el poder los pobres “son una entidad pluscuamperfecta, / generosamente abstracta e infinita”. 

 

Los pobres sirven “para otros menesteres literarios: / escribir el cuento de la democracia, / publicar la revista de la revolución, / hacer la crónica de los grandes ideales… 

 

… sirven “para que jóvenes idiotas / aumenten el área de los panteones / o embaracen las cárceles / o aprendan a ser ricos.” 

 

Y hasta para repetir un mantra: “primero los pobres”… 

 

… pero no para tampoco a ellos brindarles seguridad. 

 

Le platico de un caso en la colonia Agrícola Oriental, en Iztacalco –hogar de muchos trabajadores y sus familias que perciben recursos limitados, casi de supervivencia-- donde un jubilado abrió un pequeño negocio para brindar servicios de limpieza. 

 

Se han presentado a intentar extorsionarlo con el consabido “pago de piso”, representantes –de alguna forma hay que llamarles-- de cuando menos cuatro grupos delincuenciales… protegidos con abrazos por el gobierno de AMLO y de Sheinbaum: 

 

1) La Unión Tepito; 2) Los AntiTepitos; 3) Una pandilla local, y 4) los colombianos. 

 

Lo que cada grupo de estos le demanda va de los 15 a los 25 mil pesos mensuales “de piso” que ni manteniendo abierto el pequeño negocio las 24 horas alcanzaría a juntar “si apenas sale para los gastos y el pago de la luz”. 

 

Trabaja aterrorizado. 

 

Ya ha visto como ametrallan otros negocios.  

 

Está a punto de cerrar el propio. 

 

De perder mucho dinero ahorrado también con muchos sacrificios  

¿”Primero los pobres”? 

 

Aparte del bla, bla, bla, ¿para qué le sirven a la 4T? 

 

Valdría la pena preguntarle a López Obrador. 

 

¿No cree usted?