Chumel vs “Alito” y Fernández Noroña… la antítesis del proceso electoral de 2024

Foto: Pixabay

En estas fechas del 2022, parece que los nombres de los posibles candidatos a la presidencia de México por todos los partidos políticos y alianzas están definidos. O al menos es lo que se da a notar en cada uno de los discursos que dan estos personajes que pronto podrían aparecer en la boleta electoral.

 

Por parte del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) hay de dos sopas: Claudia Sheinbaum y Marcelo Ebrard. Cualquiera de estos dos políticos representa una carta fuerte para el partido del presidente, por lo que hablar de otro perfil en estos momentos hasta es ocioso.

 

En Acción Nacional las cosas no son tan diferentes, pues la candidatura está entre Lilly Téllez y Ricardo Anaya, aunque se podría dar una sorpresa mediante políticos como Damián Zepeda, aunque es poco probable que esto suceda.

 

Te interesará leer: Precandidatos “destapados” por AMLO, entre la seriedad y la burla

 

Del PRI ya ni siquiera vale la pena hablar, pues el expartidazo solo está buscando dónde acomodarse debido a que no cuenta con los perfiles en sus filas para poder quedarse o presentar alguna candidatura decente y que les garantice al menos no perder el registro.

 

Pero hagamos un ejercicio con los peores candidatos que podrían elegir los partidos y coaliciones para representarlos, una especie de antítesis del proceso electoral 2024, que pondría a un youtuber, a un legislador beligerante y a un dirigente despreciado por sus propios militantes.

 

Por parte de Acción Nacional se presentaría como candidato al “influencer” Chumel Torres, que fue incluso puesto por el presidente López Obrador como perfil de la oposición para ser candidato, algo que suena terrible debido a que este personaje tiene un nivel de crítica muy bajo y es desagradable para el electorado, incluso para los grupos de derecha.

 

 

En tanto, el peor candidato que podría presentar MORENA sin duda sería Gerardo Fernández Noroña, quien pese a autocalificarse como la mejor opción para suceder a López Obrador, no cuenta ni con el respaldo ni con el respeto de la sociedad, que ven en él a un político violento, altanero y sobre todo sin respeto por quienes no piensan como él.

 

Mientras tanto, el PRI tiene muchas opciones de candidatos sin mínimas posibilidades de ganar, pero sin duda el peor de los peores sería Alejandro Moreno Cárdenas, quien no solo tiene el desprecio de la sociedad, sino de los mismos priistas, por lo que el PRI incluso perdería el registro con “Alito” como candidato.

Notas Relacionadas