Estados Unidos crea la cepa mutante de coronavirus más letal de la historia

Foto: Unsplash

Después de haber insinuado durante mucho tiempo que China era responsable de la pandemia de COVID-19 debido a los arriesgados experimentos realizados en un biolaboratorio de Wuhan, los científicos de un laboratorio de la Universidad de Boston crearon una cepa mutante mucho más contagiosa y mortal jamás registrada en el mundo.

 

De acuerdo con los resultados de la publicación del 14 de octubre en bioRxiv, los científicos combinaron dos variantes colocando la llamada proteína de pico de la variante ómicron en el virus de la cepa original de SARS-CoV-2 vista en Wuhan a finales de 2019.

 

La proteína de pico es el mecanismo que el virus utiliza para entrar en la célula que ataca. La proteína evolucionada de ómicron es la que le permite evadir las defensas inmunes creadas en respuesta a la infección o la vacunación anterior, lo que la hace mucho más contagiosa.

La cepa viral creada en EEUU no se parece a nada que los científicos hayan visto antes. De acuerdo con la investigación, la cepa ómicron normal causaba una "infección leve y no mortal" en todos los ratones en los que se probó, mientras que la variante mutante "inflige una enfermedad grave con una tasa de mortalidad del 80%".

 

En la variante de Wuhan, la mortalidad era inferior al 2%, según los datos de la Universidad Johns Hopkins, aunque en algunos lugares como Nueva York, donde los hospitales se desbordaron de pacientes en la primavera de 2020, la mortalidad alcanzó el 10%.

 

La nueva variante mutante elaborada en la Universidad de Boston resultó ser cinco veces más infecciosa que el ómicron, la más contagiosa de todas las variantes del SARS-CoV-2 hasta ahora conocidas y la responsable de la mayoría de las infecciones en todo el mundo este año.

 

Sin embargo, los científicos advierten que es poco probable que su variante híbrida sea tan mortal para los humanos, como lo es para los ratones, debido a las importantes diferencias entre las respuestas inmunitarias de ambas especies.

 

Preocupación por los biolaboratorios estadounidenses

 

El trabajo se llevó a cabo en los Laboratorios Nacionales de Enfermedades Infecciosas Emergentes de la Universidad de Boston, uno de los 13 laboratorios de bioseguridad de nivel 4 de Estados Unidos. Estos laboratorios son los únicos autorizados a manipular los patógenos más peligrosos del mundo, como el Ébola, el Marburgo, la gripe aviar y virus extintos como el Variola (viruela) y la peste bovina.

 

Estos laboratorios se utilizan habitualmente para investigar formas de tratar enfermedades relacionadas o para idear defensas contra posibles armas biológicas. Sin embargo, aumentó la preocupación por el uso de estos laboratorios para crear armas por sí mismos, o por la manipulación inadecuada de los patógenos. Un grupo de biolaboratorios estadounidenses descubiertos en el Este de Ucrania por las fuerzas rusas después de que Moscú lanzara su operación especial en febrero incluye esos temores.

 

La Universidad de Boston maneja ahora el SARS-CoV-2 de esa manera, a pesar de que EEUU intentó culpar a China de la pandemia de COVID-19 sugiriendo que el virus se había escapado del Instituto de Virología de Wuhan. El expresidente estadounidense Donald Trump acusó a Pekín de hacerlo deliberadamente como una forma de socavar a Estados Unidos, a lo que el presidente estadounidense, Joe Biden, ordenó a la inteligencia estadounidense que elaborara un informe sobre los orígenes del SARS-CoV-2.

 

Tras meses de investigación, la Oficina del Director de Inteligencia Nacional (ODNI) llegó a las mismas conclusiones que la Organización Mundial de la Salud (OMS) y reivindicó la posición de China: lo más probable es que el virus entrara en los humanos a través de un encuentro zoonótico natural con una especie huésped, probablemente un tipo de murciélago o pangolín, no era una arma biológica y no se estaba estudiando en el instituto de Wuhan antes del brote.

Notas Relacionadas