La política debe ser humana, sin arrogancia ni soberbia: Ignacio Mier

La política tiene que ser más humana, solidaria, de entrega, de pasión, que busque una sociedad justa y equitativa con más oportunidades para la gente que más lo necesite, sin la arrogancia y la soberbia del pasado, afirmó el coordinador de los Diputados Federales de Morena, Ignacio Mier Velazco.

 

Al encabezar la asamblea informativa para la reforma electoral, recordó que unos de los principios básicos del Movimiento de Regeneración Nacional es consultar al pueblo de las acciones que tomen sus representantes, porque el futuro se construye con la gente.

 

Ante cientos de personas, Mier Velazco agradeció las muestras de apoyo, en especial a doña Juanita que se quitó su huipil y se lo obsequió, en reciprocidad el diputado le ofreció su chamarra, porque “amor con amor se paga”.

 

El presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados insistió que ellos se deben al pueblo y por lo tanto deben actuar con pensamiento y corazón a favor de los que menos tienen.

 

Por ello están informando y consultando a la gente, a diferencia de los gobiernos anteriores que actuaron detrás del escritorio, a espaldas del pueblo y entregaron concesiones a extranjeros para la explotación de nuestros recursos naturales.

 

Mier Velazco les relató que buscan que la democracia no cueste tanto a los mexicanos, porque tanto el INE y los institutos estatales electorales del país representan más de 43 mil millones de pesos al año.

 

Lo que más agravia, agregó el legislador, son los salarios de los consejeros que se llevan más de 450 mil pesos al mes y la intención de la reforma es hacer más austera la democracia, que se les bajen sus sueldos y por eso están molestos.

 

Finalmente, el político poblano pidió el apoyo de la gente para que respalden las acciones del gran presidente de México, Andrés Manuel López Obrador que puso el ejemplo de las asambleas para consultar a la población, porque con el pueblo todo, sin el pueblo nada.

Notas Relacionadas