“Perro del Infierno”, la nueva y sorpresiva variante del covid-19

Foto: Unsplash

Aunque en muchas partes del mundo las autoridades ya le dijeron adiós al covid-19 y han relajado todas las medidas de prevención, este 2022 podría dar un revés en el número de contagios debido a dos nuevas variantes que están propagándose rápidamente por los países de Europa.

 

Se trata de las versiones de ómicron BQ.1 y BQ.1.1 y debido a que son una nueva variación, usuarios en redes sociales fueron los que se encargaron de darle el nombre de "Perro del Infierno", esto en referencia a la mitología griega, donde el dios Hades contaba con un perro de varias cabezas que se encargaba de vigilar las puertas del infierno.

 

 

Al ser una variante de ómicron, tiene una sintomatología similar y para fortuna de muchas personas, guarda el mismo nivel de letalidad en comparación con las primeras muestras del virus, por lo que es probable que los infectados puedan presentar flujo nasal, dolor de cabeza, fatiga, estornudos, dolor de cuerpo y dolor de garganta.

 

El riesgo de contagiarse de esta variante sigue siendo el mismo y puede estar presente en lugares cerrados con una alta cantidad de personas, por lo que el peligro se incrementa si la mayoría de los ahí presentes no tienen la distancia social correspondiente ni usan cubrebocas.

 

Más contagiosa

 

La variante ómicron del covid-19 había sido una de las más infecciosas detectadas hasta el momento; sin embargo, estas nuevas versiones denominadas “Perro del Infierno” podrían ser aún más contagiosas, por lo que su facilidad de transmisión es más simple, casi al grado de una gripe común.

 

 

Además, la famosa "Perro del Infierno" tiene una característica conocida como escape inmunológico, la cual provoca que una persona que se contagie de este virus, lo supere, pero esté propensa a contraerlo nuevamente en un plazo de tres semanas, algo que no ocurre con el resto de las variantes del covid-19.

 

En este sentido, hay que señalar que la Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que los primeros cinco días después del contagio son los más propensos para esparcir el virus, de ahí que siga siendo necesario el aislamiento social en cuanto se confirme la positividad a este virus.

Notas Relacionadas