Saber si un taxi es seguro antes de abordarlo, una misión casi imposible

Foto: Enfoque

Los constantes casos de asaltos o ataques en contra de mujeres a bordo de unidades de transporte público individual como taxis y servicio ejecutivo hacen que sea cada vez más necesario el verificar si la unidad que vamos a abordar es segura y está en regla, situación que actualmente es prácticamente imposible.

 

Las plataformas de transporte ejecutivo como DiDi o Uber ofrecen una infraestructura mucho más segura que los taxis convencionales, pero aun así no se han librado de escándalos o casos de violencia en contra de usuarios, tanto hombres como mujeres.

 

A pesar de ello, muchas personas consideran que los coches ejecutivos son más seguros, pues antes de abordarlos te dicen el nombre del conductor y la plataforma te garantiza que el vehículo que vas a abordar está en regla y por eso puede estar ofreciendo el servicio.

 

Eso no es posible con los taxis convencionales, cuya reputación se ve afectada con casos como el de Lidia Gabriela Gómez, quien el pasado 1 de noviembre murió tras arrojarse de un taxi en movimiento, cuyo conductor se había desviado de la ruta.

 

Actualmente, es prácticamente imposible garantizar que el usuario está abordando un taxi convencional seguro, no solamente en Puebla, sino en prácticamente cualquier estado de la República, pues no hay un registro público que te permita verificar su estatus con el número de placa o de servicio.

 

Por reglamento, los vehículos tipo taxi deben de tener rotulado el número de placa en las puertas delanteras y en los costados, además deben de respetar los rótulos asignados como distintivos, que en Puebla son de color negro con amarillo.

 

Más allá de eso, el usuario al subirse a un taxi no tiene la posibilidad de verificar en alguna plataforma si el número de placa corresponde con el de la unidad, si la concesión está en regla o si se trata de un taxi pirata.

 

Asimismo, los taxistas están obligados a portar su tarjetón de circulación a la vista de los pasajeros, pero no se cuenta con un registro público para que los usuarios puedan cerciorarse si dicho documento está en regla o es clonado, como se han documentado casos.

 

Los esfuerzos por darle más seguridad a los usuarios han venido principalmente de sectores privados como el Consejo Taxista del Estado de Puebla, que en 2021 lanzó una flotilla de taxis seguros para mujeres, donde a través de un código QR las usuarias podían obtener los datos del vehículo y del conductor antes de subir a la unidad.

 

Es por ello que en la actualidad muchas personas optan por el transporte ejecutivo y aquellos que aún usan los taxis convencionales lo hacen con miedo y con el mayor número de precauciones posibles, como puede ser compartir la fotografía del taxi con algún familiar, compartir la ubicación en tiempo real con alguien de confianza, entre otros.

Notas Relacionadas