¿Cómo saber si tu perro está pasando frío?

Foto: Unsplash

Los humanos tienen diversas maneras de enfrentarse a las bajas temperaturas, aunque muchas veces olvidan que sus mascotas también podrían sufrir los estragos del frío. Habitualmente, se cree que el hecho de que los perros estén cubiertos por una capa de pelo es suficiente para ayudarlos a atravesar diferentes situaciones climáticas, pero esto no siempre es así.

 

Es un hecho que los perros están mejor preparados que los humanos para enfrentar las bajas temperaturas, pero esto no significa que sean inmunes a ellas. En este sentido, para evitar que nuestras mascotas sufran durante la temporada invernal, es necesario poder identificar algunas de las señales que indican de que un can tiene frío.

 

Una de las señales más evidentes son los escalofríos, es decir, movimientos repetidos que funcionan como una reacción natural para mantener el cuerpo caliente. Aunque este tipo de comportamiento también es una señal de estrés o miedo, si las temperaturas son muy bajas, se puede deducir que es momento de abrigar a nuestra mascota.

 

 

Otro síntoma de frío en perros es que tengan las orejas frías, por eso, es necesario tocarlas para saber el estado de su sensación térmica en un momento determinado. Si las orejas están frías, especialmente en los bordes, es un indicador de que el can está pasando frío, por lo que necesitará una capa extra que lo ayude a mantener el calor.

 

Los ejemplares tienden a “hacerse bolita” cuando se acuestan en casa, pero si este comportamiento está acompañado de temblores o lloriqueos, es una clara señal de que las bajas temperaturas están haciendo sufrir al perro.

 

Por otro lado, si el animal se siente incómodo, tratará de hacértelo saber a través de quejidos, lloriqueos e, incluso, ladridos. Si nos acercamos y notamos que posee una temperatura corporal baja, lo ideal será taparlo con una manta hasta que se sienta mejor.

 

 

Otra señal de frío pueden ser los estornudos y el escurrimiento nasal, es verdad que estos síntomas pueden presentarse por otros motivos, como el polvo, productos para el hogar que irriten su nariz, perfume o polen, por lo que es necesario interpretar su aparición en el contexto adecuado.

 

La respiración lenta o una sensación de somnolencia también son indicadores de que la temperatura de nuestra mascota podría ser más baja de lo normal, por lo que si notas que el can respira de manera inusual, debes tomar medidas.

 

Por último, será fundamental fijarse en los movimientos de las articulaciones de animal, por lo que se debe masajear sus músculos para averiguar si mantienen su tonalidad habitual, ya que si están muy rígidos y el perro se mueve de manera algo robótica, será necesario abrigarlo hasta que regule su temperatura.

Tambien te podria interesar
Notas Relacionadas