La impresionante imagen del telescopio Webb de una solitaria galaxia enana

Foto: Unsplash

Los nuevos estudios con la ayuda del telescopio espacial James Webb sobre la galaxia Wolf-Lundmark-Melotte (WLM) demostraron que nunca interactuó con otras galaxias en el pasado. Esto la convierte en una gran candidata para que los astrónomos pongan a prueba las teorías sobre la formación y evolución de las galaxias en general.

 

La WLM está a unos tres millones de años luz de la Tierra, lo que significa que está bastante cerca de la Vía Láctea. Sin embargo, también está relativamente aislada, lo que llevó a los astrónomos a concluir que no interactuó con otros sistemas en el pasado.

 

https://youtu.be/h5PYmWIgrX8

 

Otro aspecto importante de la WLM es su escasa presencia de elementos más pesados que el hidrógeno y el helio. Elementos como el carbono, el oxígeno, el silicio y el hierro, se formaron en los núcleos de las estrellas de la población primitiva y se dispersaron cuando estas estrellas explotaron en supernovas. En el caso de WLM, que experimentó la formación de estrellas a lo largo de su historia, la fuerza de estas explosiones empujó estos elementos hacia fuera con el tiempo. Este proceso se conoce como "vientos galácticos" y se observó en galaxias pequeñas y de baja masa.

 

Las nuevas imágenes del Webb proporcionan la visión más clara de WLM jamás vista. Anteriormente, la galaxia enana había sido fotografiada por la cámara del conjunto infrarrojo del telescopio espacial Spitzer. Estas proporcionaban una resolución limitada en comparación con las imágenes del Webb. La óptica infrarroja del último y el avanzado conjunto de instrumentos proporcionan una visión mucho más profunda que permite diferenciar estrellas y características individuales.

 

"Podemos ver una miríada de estrellas individuales de diferentes colores, tamaños, temperaturas, edades y etapas de evolución; interesantes nubes de gas nebular dentro de la galaxia; estrellas en primer plano con los picos de difracción del Webb; y galaxias de fondo con características claras como las colas de marea", expresó la profesora adjunta de astrofísica en la Universidad de Rutgers, Kristen McQuinn.

 

https://cdnnmundo1.img.sputniknews.com/img/07e6/0b/0f/1132444315_0:0:580:292_1920x0_80_0_0_1f8dc97ce6c12ee7c6d74da7cc3ea7a5.jpg.webp

 

Además, explicó que hay que aprovechar la experiencia previa desarrollada con telescopios espaciales para aprender más sobre la historia de la formación estelar en las galaxias. Por ejemplo, la población de estrellas de baja masa en WLM la hace especialmente interesante, ya que son muy longevas, lo que significa que algunas de las estrellas que se ven allí hoy pueden haberse formado durante el universo primitivo.

 

Otro objetivo es utilizar la galaxia enana WLM para calibrar el telescopio Webb y garantizar que pueda medir el brillo de las estrellas con extrema precisión, lo que permitirá a los astrónomos probar los modelos de evolución estelar en el infrarrojo cercano.

Notas Relacionadas