Conjunto de factores contribuyeron a doble fuga en Casa del Adolescente

Foto: Enfoque

El pasado lunes dos jóvenes, uno de ellos menor de edad, lograron escaparse del centro de internamiento Casa de la Adolescente, una proeza que consiguieron gracias a la mezcla de diversos factores.

 

Aunque las autoridades no han querido dar mayor información sobre lo ocurrido, por reportes policiales fue que se supo que los jóvenes no solamente hicieron un boquete y huyeron por ahí, sino que aprovecharon las condiciones idóneas para hacerlo.

 

Hasta el momento lo que se sabe es que dos jóvenes iniciaron una pelea en el comedor de casa de la adolescente, por lo que casi todo el personal de seguridad se concentró en controlar la trifulca.

 

 

La pelea, de las cuales ha habido muchas y varias de ellas documentadas por la violencia a la que recurren estos jóvenes, aparentemente sólo fue un distractor ya que no había un conflicto real entre los implicados.

 

Fue al momento de la riña, que Izai, de 22 años, y José Antonio, de 15, lograron usar una herramienta de uno de los talleres para derribar cuatro blocks de la barda del patio.

 

Posteriormente salieron por ese pequeño boquete y hasta que el personal controló la riña, fue que se percataron del hoyo en la pared, dándoles por lo menos 30 minutos a los jóvenes de escapar.

 

Los reportes policiales señalan que de inmediato se boletinó esta situación a diferentes corporaciones de seguridad pública, ya que Izai y José Antonio estaban internados por un proceso de robo agravado.

 

Las instalaciones

 

Al problema del personal que fue burlado con facilidad, hay que sumarle las condiciones de las instalaciones actuales de Casa del Adolescente, las cuales en sí no estaban previstas para la contención de probables menores infractores.

 

Casa del Adolescente en sí está constituido como un albergue, mientras que el Centro de Internamiento Especializado para Adolescentes (CIEPA) que se ubica un costado, es el que en realidad debería de funcionar como centro de retención.

 

Sin embargo, por la pandemia del covid-19 el CIEPA fue habilitado parcialmente como un hospital covid-19 para internos de otros penales, por lo que Casa de Adolescente tuvo que albergar a varios de los menores que se encontraban ahí.

 

Aunque mucho del personal del CIEPA terminó trabajando en Casa del Adolescente, las instalaciones no son las mismas y es por ello que Izai y Antonio aprovecharon estas condiciones para poder escapar.

 

A falta de un posicionamiento oficial, el albergue a cargo del Sistema Estatal DIF opera de forma normal sin que se haya revelado si se detectó complicidad por parte de algún funcionario.

Notas Relacionadas